GeorgiaLegalAid.orgGeorgia

La Negligencia

Por: Carl Vinson Institute
Lea esto en:
English

Information

LA NEGLIGENCIA

Este documento se trata de:

La negligencia

Las cuatro circunstancias de la negligencia

La obligación legal de una persona a otra

El nivel de cuidado

La causa propiciatoria

El daño o la lesión previsible

El daño efectivo

Los pleitos por la responsabilidad legal de un producto

La responsabilidad estricta

Las defensas contra los daños y perjuicios intencionados

La defensa contra la negligencia y la responsabilidad estricta

La asunción del riesgo

La negligencia comparada

Los pleitos abusivos

La protección contra los pleitos

¿Qué pasa si la persona o la propiedad de alguien resulta dañada a causa de algo que tú hiciste o no hiciste sin intención? Este tipo de situación se llama la negligencia. La negligencia (en inglés, negligence) es quizás la forma más frecuente de los daños y perjuicios. Es la clase de daños que tiene más probabilidades de acabar en un pleito. Hoy día, los actos más comunes de la negligencia ocurren mientras se opera un automóvil.

Para probar la negligencia, en el sentido legal, se deben reunir cuatro circunstancias. El demandante debe probar que el demandado

• tenía una obligación legal con el demandante, y

• no cumplió con el desempeño de esa obligación (incumplimiento), y que

• el fallo en el desempeño fue la causa propiciatoria

• de la actual lesión y de los daños sufridos por el demandante.

¿Qué significan estas frases claves? ¿Cómo rigen en las situaciones?

La obligación legal y su falta de cumplimiento

¿Cuál es la obligación legal (legal duty) que una persona puede tener con otra? Una obligación legal es simplemente el nivel de cuidado que la sociedad espera que toda persona ejerza para la seguridad y conveniencia de otros. La ley y los estatutos imponen algunas veces obligaciones.

¿Qué se entiende por ese nivel de cuidado? El nivel de cuidado se mide por la conducta de "una persona sensata y prudente" que es imaginaria. El incumplimiento de la obligación (en inglés, breach of duty) ocurre cuando no se ejerce dicho nivel de cuidado. Para ilustrarlo, fíjate en las dos situaciones siguientes. ¿La falta en el desempeño de las obligaciones legales fue el resultado de la negligencia?

SITUACIÓN 22. Gilma acaba de encerar el suelo de la cocina. Está muy resbaladizo cuando llega Ingrid que viene a visitarla. Sin darse cuenta, Ingrid entra en la cocina. Resbala y se cae. ¿Es Gilma negligente?

SITUACIÓN 23. Diego tiene un montón de hojarasca y ramas de árbol que quiere quemar. Diego prende fuego al montón aunque el viento sopla constantemente. Cerca del montón hay una caseta para guardar herramientas que es propiedad del vecino de Diego. Las chispas que el viento se lleva prenden fuego a la caseta y la destruye. ¿Fue Diego negligente?

Ni Gilma ni Diego ejercieron el cuidado normal de seguridad que la ley espera de una persona sensata y prudente. Gilma debiera haber advertido a Ingrid que el suelo estaba resbaladizo. Diego no debiera haber quemado la hojarasca en un día de mucho viento. Los dos serían responsables de los daños que causaron por su negligencia.

Se debe entender que la prueba de la negligencia no tiene nada que ver con lo que el demandado cree que es una conducta sensata. Es si la "persona sensata y prudente" cree que es sensata, ¿cómo se puede saber lo que una persona imaginaria supone qué es un nivel de cuidado? ¿O lo que sea el incumplimiento de llevarla a cabo? En un caso legal, el jurado usualmente decide esas cuestiones. Los miembros del jurado se basan en sus propias experiencias para determinar lo que una persona sensata haría bajo las circunstancias del caso.

El nivel de cuidado que se requiere de un demandado puede ser alterado por quién es el demandado. Por ejemplo, a un cirujano que hace una operación no se le juzga por el nivel de una "persona sensata y prudente". La "persona sensata y prudente" no tiene en general los conocimientos para operarle a otra. En su lugar, el cirujano debe ser juzgado por el nivel de un "cirujano sensato y prudente".

El nivel de cuidado que se le requiere a un demandado también se puede alterar por quién es el demandante. Esto es aun más cierto con el cuidado que el dueño de la propiedad les debe a las personas que vienen a la propiedad. El cuidado dependerá de si la persona es un intruso, una persona autorizada o un invitado (véase la ilustración 10-2).

La causa propiciatoria y el daño efectivo

El incumplimiento de la obligación (o la falta en el cumplimiento de una responsabilidad legal) debe ser la causa propiciatoria (proximate cause en inglés) del daño a otro para que haya negligencia. En otras palabras, debe existir una asociación directa entre el acto y la supuesta lesión que se supone ha sido causada por el acto. La pregunta que se debe hacer es la siguiente: Sin el acto del demandado, ¿hubiera la persona sufrido la lesión? Considera la siguiente situación:

Las obligaciones de un propietario

Persona que entra en la propiedad

Relación con el propietario

Obligación que el propietario tiene con la persona

Intruso

Entra sin el permiso del propietario.

No crear intencionalmente un peligro. Colocar una trampa explosiva para los intrusos sería ilegal.

Invitado

Entra con el permiso para el beneficio del propietario, por ejemplo, un cliente en un almacén.

Anunciar tanto los peligros ocultos como los obvios.

Persona autorizada

Entra con el permiso del propietario, por ejemplo, un invitado.

Anunciar los peligros o repararlos. Sin embargo, el propietario no es responsable de los defectos ocultos o desconocidos como un techo impropiamente instalado.

SITUACIÓN 24. Una anciana va al hospital con dolor de estómago. Una enfermera le toma la temperatura y los signos vitales. De pronto, la mujer se desmaya. Una hora después ha fallecido de un ataque al corazón (infarto). ¿Se le puede poner un pleito al hospital por negligencia médica debido a que el ataque de corazón tuvo lugar mientras estaba bajo su cuidado?

La respuesta es probablemente que no. Debe existir alguna relación entre el cuidado o la falta de cuidado y la lesión final-en este caso el fallecimiento. Sería difícil probar que las acciones de la enfermera fueron la causa del ataque de corazón. En otras palabras, la causa propiciatoria no fue el cuidado de la enfermera ni del hospital. Por lo tanto no habría lugar a la indemnización.

El daño o la lesión también debe ser previsible para que un pleito tenga éxito. De nuevo se debe hacer una pregunta: ¿podría la persona prever que el suceso A podría resultar en el suceso B? La ley hace solo responsable al ejecutor de un acto si la lesión fue la consecuencia previsible del acto. En otras palabras, el demandado no sería responsable del acto negligente aunque resultara en lesiones, si una persona sensata no hubiera podido prever tales consecuencias. Considera la situación siguiente:

SITUACIÓN 25. Guillermo conduce imprudentemente a toda velocidad por una calle con mucho tránsito. Su automóvil choca con una camioneta que está estacionada en la cuneta de la calle. La camioneta está cargada con dinamita para una demolición. Explota. María Luisa, que iba por la acera de enfrente, queda herida seriamente. Un trozo de cristal le hiere a Judith, que estaba sentada detrás de una ventana a una cuadra de distancia. Alicia, que estaba a varias cuadras de distancia y tenía al bebé en brazos, se asusta con la explosión y deja caer al niño.

El acto imprudente de Guillermo fue obviamente la causa de todas las lesiones. ¿Sería responsable de las heridas de María Luisa? ¿de Judith? ¿del bebé de Alicia?

Guillermo sería responsable de las heridas de María. Es previsible que un peatón que está cerca puede resultar herido en una colisión automovilística. Puede ser que Guillermo no sea responsable por las de Judith o por las del bebé de Alicia. Las lesiones de las personas que se encontraban lejos de la escena del accidente no serían previsibles como la consecuencia naturaly probable de la imprudencia. Pero eso sería una cuestión que el jurado tendría que decidir. (Adoptado de la opinión inconforme del juez Andrews en Palsgraf contra Long Island R.R. Co., 248 N.Y. 339 (1928)).

El elemento final que se requiere para completar los daños y perjuicios cometidos por la negligencia es fijar los daños efectivos. No importa lo descuidada que sea una persona, si no hay un daño o una lesión como el resultado de ese descuido, pues no se ha incurrido en los daños y perjuicios.

LA RESPONSABILIDAD ESTRICTA

SITUACIÓN 26. La compañía Sin Nombre manufactura un producto para limpiar bañeras. Todo el mundo compra el producto. Por desgracia, el limpiador Sin Nombre deja una película invisible, resbaladiza, en la superficie de la bañera. Mucha gente resbala y se cae. Se han iniciado más de 200,000 pleitos. La compañía tuvo cuidado al fabricar el producto. ¿Es responsable?

SITUACIÓN 27. Ronaldo compra una botella de refresco (gaseosa). Explota antes de que la pueda abrir. Las chapas de estas botellas son defectuosas. La chapa salta y le pega en un ojo. Tiene el ojo morado durante varias semanas. ¿Puede recobrar la compensación por los daños?

Muchas veces la gente se lesiona aunque no sea por la acción directa de otro. Un producto que tiene un defecto en su diseño o manufactura les ha producido una lesión. Una acción legal iniciada para recobrar daños por semejante lesión se llama pleito por la responsabilidad legal de un producto.

En Georgia, la persona que ha resultado herida puede poner un pleito al fabricante bajo la doctrina de la responsabilidad estricta. Bajo esta doctrina, llamada strict liability en inglés, el demandado no tiene que ser negligente. En otras palabras, el demandante no necesita probar que el fabricante falló en el desempeño de una obligación legal ni que no empleó un nivel razonable de cuidado.El demandante solo necesita probar que el fabricante puso en el mercado un producto que causa lesiones. Por lo tanto, en la situación 26, el cuidado de la compañía en la manufactura y la ausencia de intención de producir daños no disculpa a la compañía de su responsabilidad. Los lesionados podrían poner un pleito cada uno por su parte o unirse en un pleito de la acción colectiva. (Ese tipo de pleito colectivo se llama class action suit.) Deberán ser capaces de recobrar los daños.

El principio de la responsabilidad estricta reconoce el derecho del consumidor a estar libre de los daños ocasionados por un producto que se ha empleado en la forma prescrita. Una vez que se demuestra que un producto es defectuoso, se espera que los fabricantes den aviso del defecto y retiren el producto del mercado. Una persona que desdeña el aviso puede ser que no tenga derecho a una reclamación por la responsabilidad estricta.

En algunos estados, se puede poner un pleito al vendedor bajo la responsabilidad estricta, pero tal no es el caso en Georgia. ¿Por qué se le protege al vendedor? Una razón es que puede ser difícil ver un defecto en un producto solo por el hecho de mirarlo. Sin embargo, un vendedor puede ser responsable de la negligencia si no detecta el defecto o si no da aviso de un peligro conocido.

En la situación 27, Ronaldo podría poner sin lugar a duda un pleito al fabricante de la chapa bajo la responsabilidad estricta. ¿Y el dueño de la tienda de alimentos sería responsable? ¿Fue negligente? ¿Qué pasa si fue la primera vez que hizo un pedido de esta gaseosa? ¿Sería diferente si hubiera visto anteriormente que las botellas con estas chapas explotaban?

La doctrina de la responsabilidad estricta beneficia a los consumidores por el procedimiento de obligar a los fabricantes a hacer más investigaciones sobre sus productos y a establecer niveles superiores de seguridad. El costo de hacerlo-y el de los pleitos-se traduce, por supuesto, en que los precios sean más altos.

Las defensas contra los daños y perjuicios intencionados

Hasta aquí hemos discutido las clases de daños y perjuicios por las que uno pudiera poner un pleito. Quizás hayas pensado cómo estos daños y perjuicios proveen remedios que pudieras emplear algún día. ¿Pero qué pasa si te encontraras del otro lado? ¿Qué ocurriría si te pusieran un pleito por haber ocasionado los daños y perjuicios intencionados?

Existen tres tipos generales de defensa contra estos daños y perjuicios: la negación general, la justificación y la mitigación (mitigar significa hacer que algo sea menos grave).

El tipo de defensa basado en la negación simplemente consiste en que el demandado diga: "No, no hice lo que el demandante afirma que he hecho". Cuando se emplea este tipo de defensa (conocido en inglés como denial type of defense), el jurado debe determinar si cree al demandante o al demandado. Entonces concede o niega los daños de acuerdo con el veredicto.

Para emplear la defensa de la justificación, el demandado admite haber hecho los actos alegados por el demandante, pero niega que los actos fueran censurables.

Por ejemplo, supongamos que te hayan puesto un pleito por asalto simple (battery). Pudieras admitir que arrojaste al demandante al suelo. Pero niegas que fuera un acto censurable pues actuabas en tu propia defensa. Si le jurado está de acuerdo con tu defensa, entonces el demandante pierde el juicio.

El tercer tipo de defensa es la mitigación. Los demandados que emplean esta defensa admiten la conducta de que son acusados. Admiten que su conducta era censurable. Sin embargo intentan reducir la cantidad de los daños que se reclaman, mediante la prueba de que no hubo malicia, mala fe o intención de causar un daño.

Supongamos que tus vecinos te pusieron un pleito por tocar el estéreo a todo volumen por la noche. Podrías afirmar que habrías bajado el volumen si hubieras sabido que les molestaba. En otras palabras, afirmarías que el daño no era intencionado. El éxito de tu defensa depende de si el jurado esté de acuerdo.

La defensa contra la negligencia y la responsabilidad estricta

Si alguna vez te ponen un pleito por los daños económicos asociados con la negligencia existen dos defensas principales que podrías emplear. Éstas pueden evitar que el demandante recobre daños monetarios. O pueden reducir la cantidad concedida por daños. Estas defensas son (a) la asunción del riesgo, y (b) la negligencia comparada (o concurrente).

La asunción del riesgo. ¿Qué pasa si el demandado puede probar que el demandante conocía el peligro y sin embargo actuó a pesar de todo? En ese caso, el demandante no podrá recobrar el importe de los daños que ha sufrido.

Esta defensa se llama la asunción del riesgo. (En inglés, se dice assumption of the risk.) Para emplearla, el riesgo debe ser previsible. Supongamos que Adalberto va a un partido de béisbol y que una pelota desviada le golpea. La posibilidad de que ocurriera es previsible. Él ha asumido el riesgo. Sin embargo, ¿qué pasa si el bateador tira el palo en la dirección de las gradas después de batear y le da a Adalberto? Ese riesgo pudiera no ser previsible. El bateador puede ser responsable.

La negligencia comparada. Algunas veces la lesión se causa por la negligencia de las dos partes. En la ilustración 10-3 se ilustra este tipo de situación. Bajo la regla de la negligencia comparada (comparative risk en inglés) se le asigna a cada parte un porcentaje de la negligencia total (100%). El demandante solo puede recuperar los daños monetarios si su porcentaje de la negligencia sea inferior al 50%.

Para determinar la cantidad concedida en el juicio, el jurado determinaría primero cuánto darle al demandante por su lesión. Entonces, la cantidad se reduciría descontando el porcentaje que el demandante tiene en la falta. Digamos que en la ilustración 10-3 el jurado concedió a Walter $5,000 por sus lesiones, pero determinó que un 20% de la negligencia se debía a él. La cantidad total concedida sería $4,000 (o sea $5,000 menos el 20%).

En Georgia, la regla de la culpa comparada ha reemplazado a la regla más severa de la culpa concurrente. Sin embargo, la culpa concurrente (o sea, contributory negligence en inglés) se emplea todavía en algunos otros estados. Bajo esta ley más severa, el demandante no podría recobrar ningún daño si ha sido negligente en lo más mínimo.

En el caso de la responsabilidad estricta, el demandado intentaría mostrar que el producto no fue la causa de los daños o que no hubo semejantes daños. También se podría afirmar que el producto se empleó mal, aunque los tribunales han establecido que cierto uso indebido es de esperar.

ILUSTRACIÓN

La negligencia comparada: Tú eres el jurado

La situación:

Frank fue negligente cuando dejó un objeto en la carretera. Se podía ver solo a la luz del día. Después del anochecer, Walter bajaba por la carretera en bicicleta. No tenía luces e iba corriendo a toda velocidad. Chocó con el objeto y se produjo lesiones. ¿Puede Walter reclamar cierta cantidad por sus heridas?

La ley:

Tanto Frank como Walter son negligentes. La ley de la negligencia comparada es aplicable. Para decidir la cantidad (si hay alguna) que Walter podría recobrar, asigna un porcentaje a cada uno de acuerdo con la cantidad de la falta. Asegúrate que el porcentaje suma 100.

Porcentaje de la negligencia

Frank ________% + Walter _________% = 100%

Los gastos médicos de Walter se elevan a $10,000. Emplea tus porcentajes para determinar cuánto (si es que es algo) recobraría Walter.

Los pleitos abusivos (abusive lawsuits)

La legislatura de Georgia creó hace poco otra clase de daños y perjuicios que los demandantes o los demandados pueden emplear como defensa. Son los daños y perjuicios por abuso del proceso judicial. Tienen lugar cuando una parte inicia una reclamación o declara una defensa con malicia y sin una base legal o efectiva.

SITUACIÓN 28. Benjamín va en automóvil por la carretera sin prestar atención. Y choca con el parachoques trasero del vehículo de Reina. Ella le pone un pleito por daños. Benjamín afirma que él no fue negligente y que el accidente fue la culpa de Reina, aunque sabe que eso no es la verdad.

Benjamín puede ser culpable bajo este principio legal. La defensa que declaró no tiene ninguna base efectiva. ¿Qué pasa si su defensa fue que Reina tenía la obligación legal de mirar en el espejo retrovisor cada unos pocos segundos para evitar la posibilidad de que Benjamín cometiera una negligencia? Esa defensa no tendría una base legal. No existe semejante obligación legal.

LA PROTECCIÓN CONTRA LOS PLEITOS

¿Cómo te puedes proteger contra un pleito por daños y perjuicios? La cantidad que pueden pedir es devastadora-por miles de dólares. Tu mayor protección es tener cuidado en tus actividades cotidianas. La ley no es difícil de seguir. Requiere simplemente que una persona se porte de modo que no ocasione los daños a la persona o a la propiedad (bienes) de otro.

Sin embargo, te puedes proteger mejor de las consecuencias de un acto de negligencia con una póliza de seguros. Los dos tipos de seguros más corrientes son los que cubren al propietario y al automovilista. El seguro provee una cantidad que se puede desembolsar si la persona asegurada comete una negligencia que causa los daños. Fíjate que las pólizas de seguros no cubren los daños y perjuicios intencionados que resultan en los daños a la persona o a la propiedad.

*Extraído de Una Introducción a la Ley en Georgia, Tercera Edición, publicado por el Instituto Gubernamental Carl Vinson, 1998 (actualizado en el aZo 2001). El Instituto Vinson no es responsable de errores en el texto electrónico. El contenido es puramente informativo; y de ninguna forma la información del libro deberá considerarse como consejería legal para ninguna persona en ningun asunto en el cual hayan implicaciones legales. Tal materia deberá de ser tratada con un abogado. El libro se encuentra a la venta en www.cviog.uga.edu o contactándose con el Programa de Publicaciones del Instituto Gubernamental Carl Vinson, Universidad de Georgia, 201 M. Milledge Avenue, Athens, GA 30602; teléfono 706-542-6377; fax 706-542-6239.

Última revisión y actualización: Jul 30, 2004