GeorgiaLegalAid.orgGeorgia

de los Tribunales 3: Como Funcionan los Tribunales y se Hacen las Leyes

Lea esto en:
English

Information


COMO FUNCIONAN LOS TRIBUNALES Y SE HACEN LAS LEYES

Este documento explica lo siguiente:

• ¿Qué hacen los jueces y los jurados?
• ¿Cómo es que los tribunales o cortes hacen las leyes?
• ¿Qué es Ley común?
• ¿Qué es equidad?
• ¿Cómo es que los tribunales cambian las leyes?


LOS JUECES Y LOS JURADOS

Las expresiones como "el tribunal oye un caso" o "la corte decide" pueden resultar confusas. ¿No son los tribunales (o las cortes) sitios en el sentido de espacios físicos? Las expresiones suenan como si los sitios mismos tuvieran oídos, bocas y cerebros.

Naturalmente, dichas expresiones se refieren a las personas que, como parte del tribunal, oyen y deciden los casos. La principal figura de cada tribunal es la juez o el juez. De hecho, los abogados a menudo se refieren a "el tribunal" o a "la corte" cuando se dirigen la palabra al juez.

En un juicio, el juez controla el desarrollo del juicio y garantiza el tratamiento justo de todas las partes. Un juez decide en las cuestiones de derecho. Si no hay jurado, el juez decide también las cuestiones relacionadas con los hechos del caso.

El derecho a un juicio ante el jurado es una parte muy estimada en nuestro sistema de justicia. Tanto los tribunales estatales como los federales tienen dos clases de jurado: el jurado de acusación (conocido como el gran jurado; en inglés se dice grand jury) y el jurado procesal (también llamado el pequeño jurado o jurado de negación). Los jurados de acusación levantan el acta de acusación (acusan formalmente) a personas sospechadas de haber cometido delitos graves. El jurado procesal (trial jury) decide los hechos mediante los juicios penales o civiles.

Muchos tribunales tienen más de un juez. Normalmente, solo un juez oye cada caso en los casos que caben en la categoría de tribunal de primera instancia. La corte superior del Condado de Fulton tiene 19 jueces. Pero cada uno preside individualmente en los casos que se presentan ante el tribunal.

Por otro lado, todos o varios de los jueces del tribunal oyen generalmente los casos de apelación. El número exacto de los jueces depende de las leyes que gobiernan el tribunal. Los siete jueces del Tribunal Supremo de Georgia oirán juntos cualquier caso específico.

Sin embargo, el Tribunal de Apelaciones de Georgia funciona en cuatro divisiones de tres jueces cada una. Cada división oye y decide los casos independientemente.

Sin embargo, si hay desacuerdo en un caso, el tribunal entero lo oye conjuntamente. El tribunal entero también oye conjuntamente un caso, si dos jueces de la división a la que se le ha asignado un caso, lo recomiendan.

Para decidir un caso en un tribunal de apelación, usualmente la mayor parte de los jueces deben estar de acuerdo con la decisión. Solo puede haber una decisión. Pero puede haber una variedad de opiniones sobre esa decisión.

En el sistema federal de tribunales, casi todos los jueces son nombrados de por vida. Esto es un requisito de la Constitución de los EE.UU.

Sin embargo, en el sistema de tribunales de Georgia, casi todos los jueces son elegidos por períodos fijos. Los jueces de apelaciones lo son por seis años; generalmente, los jueces de primera instancia son elegidos por cuatro años.

A los jueces de los tribunales de menores (con una sola excepción) y a algunos jueces de tribunales de magistrados, se les nombra por un período similar de tiempo. Una vez que ocupan su puesto, la mayor parte de los jueces de Georgia son reelegidos hasta que se jubilan.

CÓMO LOS TRIBUNALES "CREAN" LAS LEYES

En más de una oportunidad hemos afirmado que los tribunales interpretan la ley. ¿Sabes lo que se quiere decir con eso?

Cuando un tribunal interpreta la ley, explica o clarifica lo que la ley quiere decir. Un tribunal puede interpretar la ley desde el punto de vista de una constitución, de un estatuto, o del reglamento de una agencia pública. He aquí una ilustración:

Situación 4. La Asamblea General de Georgia aprueba una ley donde se dice que es un delito llevar un arma de fuego oculta. A Tamara de las Armas se le acusa del siguiente delito: llevaba una pistola en un pequeño bolso de tela. Durante el juicio, su abogado afirma que no ocultaba el arma. Presenta testigos que declaran que el bulto de la pistola indicaba claramente que iba en el bolso. Por lo tanto, el abogado dice que a Tamara no se le debe declarar culpable.

El tribunal debe decidir hasta donde puede llegar la amplitud de la palabra "oculto".

El juez lo decidiría cuidadosamente. Él o ella pueden indagar la intención de la legislatura cuando se escribió el estatuto. ¿Quería decir que el arma tenía que estar fuera de cualquier clase de envase? El juez comprobaría si había Casos semejantes y cómo se resolvieron. Él o ella examinarían cuidadosamente la evidencia.

Supón que el tribunal decidió que Tamara era inocente. Diría, entonces, que el bolso no "ocultaba" el arma. La decisión alteraría la definición legal de lo que significa "oculto". En inglés se dice concealed weapon. En efecto, redefiniría la ley en el sentido de que un arma no está oculta si se nota su bulto.

Supón que el tribunal decidió que Tamara era culpable. Esa decisión también alteraría la definición legal de lo que significa "oculto". Significaría que las armas que están dentro de un bolso están ocultas, aunque su bulto sea visible.

Otra forma en que los tribunales crean la ley es cuando determinan la validez de las leyes., eso requiere comprobar si la ley se puso en ejecución apropiadamente. Significa también que se irá a comprobar si la ley queda dentro de los poderes y límites del gobierno.

Las interpretaciones judiciales (o de los tribunales) sobre los poderes y límites del gobierno pueden cambiar con el pasar del tiempo. Por ejemplo, en la década de los años 1960 surgieron muchas preocupaciones por los derechos de quienes habían sido acusados de delitos. En 1963, la Corte Suprema decidió que la persona acusada de un delito grave (un crimen de importancia) tenía el derecho de que un abogado la representara ante el tribunal. Este requisito pasó entonces a formar parte del derecho al "debido proceso legal" (due process of law). Antes del año 1963, no había formado parte de ese derecho. ¿Sí ves cómo esa decisión dio un nuevo significado a la ley que se ocupaba del "debido proceso legal"?

La ley Común

Hasta aquí, hemos hablado de los casos ante los tribunales que proceden de las leyes creadas por las constituciones, las legislaturas o las agencias oficiales. Pero ¿qué pasa cuando los tribunales deben hacer decisiones, basándose en derechos y obligaciones legales sin ninguna ley escrita que gobierne la situación?

Antiguamente, ese era el caso. Antes de que existieran los Estados Unidos, el origen principal de la ley en Inglaterra era lo que se llama la ley común. ¿Qué es la ley común (common law en inglés)? La ley común se puede definir como los derechos y obligaciones que los tribunales-en ausencia de estatutos específicos-declaran que existen en situaciones dadas. Luego, otros tribunales pueden aplicar las decisiones de los tribunales en casos previos, a casos presentes que se refieran a situaciones similares.

El sistema estadounidense de justicia ha heredado gran parte de la ley común inglesa (y es bastante distinto del sistema latinoamericano que tiene otras bases históricas y filosóficas). Gran parte de la ley común ha sido codificada, es decir, que se ha reunido en áreas, por materias. Éstas se han publicado en las compilaciones de leyes o los códigos. Luego, puede ser que las legislaturas estatales las hayan sancionado como la ley reglamentaria.

Sin embargo, algunos tipos de leyes no han pasado a los estatutos. Unos ejemplos son las leyes de los daños y perjuicios y de los contratos. Los tribunales están continuamente ocupados con la interpretación, renovación y creación de la ley común en dichas áreas.

Las interpretaciones que los tribunales hacen de la ley reglamentaria o de la ley común reciben el nombre de la jurisprudencia.

El razonamiento por analogía

Tú, como juez de un tribunal, consideras un caso. ¿Cómo vas a decidir cuáles son los derechos y las obligaciones de los litigantes?

Primero, buscarás en las constituciones, los estatutos o en las agencias oficiales, una regla de la ley que sea aplicable. Comprobarás también lo que otros tribunales han decidido en situaciones similares.

Este método de llegar a las decisiones-comprobando lo que ha ocurrido en situaciones similares-se llama el razonamiento por analogía. Es básico en el pensamiento legal. (En inglés se dice reasoning by analogy.) Se basa en la idea de que si dos o más cosas concuerdan entre sí de alguna manera, probablemente concuerdan con otras. En otras palabras:

• La solución K resuelve el problema J.
• El problema F es como el problema J.
• El razonamiento por analogía sugiere que la solución K deberá resolver el problema F.

Para comprobar este razonamiento, lee el siguiente caso. Supón que eres el/la juez que debe resolverlo.

El Caso de las Uvas Aplastadas

Carlos pasaba junto a las cajas de frutas del supermercado. Algunas uvas sueltas se habían caído al suelo. La gente que pasaba por allí había pisado algunas. Al ver a un amigo, Carlos se volvió para saludarle. Por desgracia, Carlos pisó las uvas aplastadas en ese momento. Se resbaló. Al caerse, se agarró al brazo de la persona más cercana, una anciana. Ella también se cayó y se le rompió la muñeca.

La anciana ha iniciado un pleito. Pide que la tienda le pague los daños ocasionados por la lesión. Cree que la lesión fue el resultado de la negligencia de la tienda, que no recogió las uvas.

Siendo el/la juez, vas a tener que decidir si la tienda deberá ser responsable por los daños que ha sufrido la anciana. Necesitarás saber si otros tribunales han decidido casos similares.

Un caso que leerás es el de La mancha resbaladiza. En dicho caso, Joana Marrón cruzaba de prisa el comedor de un restaurante. Joana resbaló al pisar una mancha de espagueti con mantequilla que habían derramado antes. Al caerse, derribó el platón de lasaña que llevaba un camarero, cuyo contenido cayó sobre el señor Wilson, arruinando su traje.

En dicho caso, el juez dijo que el restaurante tenía la obligación legal de mantener un ambiente exento de peligros para los clientes. Por lo tanto, tenía la obligación legal de limpiar la mancha resbaladiza del espagueti, lo cual era necesario para evitar que alguien resbalara. Como no habían limpiado la mancha, el restaurante fue declarado responsable de los daños causados por el resbalón y caída de Joana. Tuvo que pagar los daños causados por el resbalón y caída de Joana, incluyendo los desperfectos causados al traje del señor Wilson.

En tu papel de juez, te preguntarás si la misma regla legal se debe aplicar al caso de Las uvas aplastadas.

La primera pregunta que te debes hacer es si los hechos de tu caso son similares a los del caso de La mancha resbaladiza. ¿Tiene también la tienda la obligación legal de mantener un ambiente exento de peligros para los clientes? Si es así, ¿tiene que recoger las uvas que se han caído al suelo? ¿Debe evitar que la gente resbale y se lesione?

Los hechos en los dos casos parecen ser similares. Por lo tanto, como juez del caso de Las uvas aplastadas, puedes decidir que se debe aplicar la misma regla legal.

El razonamiento por analogía se ha convertido en la herramienta básica de los tribunales para tomar decisiones. En parte es así, porque los tribunales se preocupan por mantener la consistencia. Es necesario que las decisiones de los tribunales tengan cierto grado de consistencia, de modo que la gente sepa cuáles son sus obligaciones legales. Por eso, los tribunales se apoyan en casos previamente resueltos para resolver los casos presentes. Cuando lo hacen así, se dice que se apoyan en un precedente.

Los precedentes

Una juez que emplee el caso de La mancha resbaladiza para resolver el caso de Las uvas aplastadas se referiría a un precedente (en inglés precedent).

El principio por el que una decisión previa se aplica solo a otros casos donde los hechos son similares, se llama stare decisis. Es un principio de ley bien conocido que trae nombre en el idioma latín. Sin embargo, un tribunal puede decidir que los hechos presentados son diferentes del caso anterior. Entonces, el tribunal no está obligado a seguir la decisión del primer caso.

No obstante, antes de romper deliberadamente con la consistencia, un tribunal debe de estar muy seguro de que existe una diferencia substancial en los hechos del caso.

El Caso de las Uvas Aplastadas, continuación

• En el caso de La mancha resbaladiza, la mancha permaneció en el suelo durante mucho tiempo.
• Tanto el camarero como el encargado del restaurante tuvieron el tiempo suficiente de darse cuenta de la mancha. También tuvieron tiempo de limpiarla. La situación, en apariencia, se parece al caso de Las uvas aplastadas.

Sin embargo, supongamos que (a) las uvas se habían caído al suelo poco antes de que Carlos las pisara. O, (b) que él mismo provocó accidentalmente la caída de las uvas.

Tanto en una situación como en la otra, ningún empleado de la tienda habría tenido la oportunidad de descubrir que las uvas eran un problema en potencia. Así pues, los hechos del caso serían diferentes del caso de La mancha resbaladiza. Como juez, podrías decidir que la misma regla no era aplicable. Pudieras opinar que a la tienda se le debería otorgar un tiempo razonable para descubrir semejante peligro, que no se le debería hacer responsable de los daños causados por una situación que no tuvo tiempo de remediar.

¿Y qué ocurre si no hay decisiones en casos similares al caso presente? En otras palabras ¿qué ocurre si no existe una regla legal aplicable? ¿si no hay un precedente a seguir? Entonces el tribunal debe diseñar una regla nueva que, en su opinión, sea una decisión justa en el caso presente.

Lo que eso significa es que tu decisión en el caso de Las uvas aplastadas, podría crear una nueva regla legal. Si se apela tu decisión, un tribunal de apelación de Georgia la revisaría. Si el tribunal de apelación ratifica tu decisión, con toda probabilidad se convertiría en un precedente para los tribunales de Georgia. Aunque no fuese revisada por un tribunal de apelación, pudiera ser que otro tribunal de primera instancia de Georgia la consideraría como un precedente persuasivo.

¿Qué ocurriría si tu decisión fuese revisada por el Tribunal Supremo o Corte Suprema de los EE.UU., y si el Tribunal ratificara tu decisión? Entonces, tu decisión establecería un precedente que deberán considerar los tribunales federales y los tribunales de otros estados.

La equidad

De vez en cuando, un tribunal se encuentra con una situación donde al aplicar una regla establecida por la ley, se producen resultados indeseable o injustos. El poder que el tribunal tiene para ignorar una regla en una situación especial se llama la equidad (en inglés equity).

Para ilustrarlo, supongamos que has subscrito un contrato para comprar un automóvil antiguo-un Modelo T del año de 1920. Has entregado cierta cantidad de dinero a cuenta. Sin embargo, cuando vas a recoger el vehículo, el propietario se lo ha vendido a otra persona por un precio más elevado. Tú no quieres que te devuelva la cantidad entregada a cuenta; lo que quieres es el automóvil.

Bajo la ley cotidiana, tendrías derecho a que te devolviera el dinero. Pero para conseguir el automóvil, podrías entablar un pleito de equidad. En los juicios de equidad, se busca

• (a) el cese de alguna acción, o
• (b) se reclama algún cumplimiento específico, como en nuestro ejemplo.

En dicho caso, quieres que el tribunal "ordene" al vendedor que te venda el automóvil a ti.

Los Cambios en la Ley creados por los tribunales
Los efectos de los cambios a las leyes

Los tribunales, en general, son cautelosos con los cambios a la ley. Al tomar las decisiones, normalmente se fijan en lo que ha sucedido antes. Se consideran los precedentes. Usualmente, los tribunales se apartan de los precedentes solo por razones poderosas.

Por otro lado, con cada decisión de un tribunal, de alguna forma, se añade un nuevo significado a las leyes existentes. De ese modo, las leyes creadas por los tribunales-y las leyes en general-se redefinen y cambian constantemente. Esos cambios han hecho que esta Constitución federal sea una estructura viva. Han permitido que se adapte a los cambios de la sociedad y de la tecnología de los últimos 200 años.

Para ilustrarlo, veamos cómo las interpretaciones de los tribunales se han adaptado a los cambios tecnológicos.

Situación 5. Los ingenieros genéticos de la empresa "4891 Company" han alterado los genes de los manzanos para crear un nuevo árbol. Este manzano "nuevo" puede producir tres cosechas de manzanas al año. La 4891 Company quisiera proteger legalmente esta nueva forma de vida. ¿Puede hacerlo?

La Constitución de los EE.UU. concede al Congreso el poder de promulgar las leyes relacionadas con las patentes. Las leyes de patentes y de marcas registradas se aprobaron originalmente para proteger la invención de máquinas o de otros inventos identificables. Probablemente, nunca se les ocurrió a los antiguos legisladores que se pudieran inventar nuevas formas de vida.

¿Se pueden patentar las nuevas formas de vida? Sí. El Tribunal Supremo o Corte Suprema de los EE.UU. ha juzgado que son similares a otras invenciones. Por lo tanto, las nuevas formas de vida, como el manzano, se pueden patentar.

En forma parecida, las interpretaciones de los tribunales han modificado las leyes como respuesta a los cambios de valores de la sociedad. Un buen ejemplo fue una señalada decisión del Tribunal o Corte Suprema de los EE.UU., del año 1954. (Brown contra Topeka Board of Education 347 U.S. 483 (1954)) En efecto, decía lo siguiente: Las escuelas racialmente segregadas no son idénticas. No proveen a todos los niños con la "idéntica protección ante la ley" (en inglés equal protection of the law). Muchos años antes, los tribunales que consideraron el mismo tema sostuvieron que tales escuelas podían ser "separadas pero iguales". La decisión de 1954 reflejó el cambio en la forma de pensar de mucha gente.

El empleo de los tribunales para realizar el cambio social o político

En muchas situaciones, los tribunales representan el modo más efectivo que la gente puede emplear para intentar un cambio de las leyes existentes. De hecho, los tribunales parecen ser la única protección frente al poder del gobierno y de la sociedad.

La gente puede entablar pleitos

• para que cesen las acciones perniciosas del gobierno o de otros.
• porque creen que un acto gubernamental ha quebrantado las leyes existentes
• porque creen que sus derechos han sido violados.

Sin embargo, la gente no puede recurrir a los tribunales con el propósito de cambiar las leyes, a menos que exista una polémica auténtica. O que exista algún mal real, o el peligro de un mal inmediato que, una vez causado, sea irremediable.

Algunas veces-para que se realice cierto cambio-a gente deliberadamente desobedece la ley. Es lo que ocurrió en la década de los años 1960, cuando se protestaba contra las leyes que protegían la segregación. La gente intentaba llamar la atención de los tribunales, en cuanto a las violaciones de la idéntica protección.

Al faltar a las leyes existentes, la gente se ponía en peligro de sufrir los castigos. Pero se creía que el riesgo merecía la pena.

Se debe tener presente, sin embargo, que las decisiones de los tribunales-aun siendo las decisiones señaladas-no producen los cambios anhelados inmediatamente. Algunas veces, tienen que pasar los años-y hasta las décadas-para que las decisiones de los tribunales produzcan los efectos deseados. Ése fue indudablemente el caso de la decisión relacionada con la integración racial de las escuelas.

*Extraído de Una Introducción a la Ley en Georgia, Tercera Edición, publicado por el Instituto Gubernamental Carl Vinson, 1998 (actualizado en el año 2001). El Instituto Vinson no es responsable de errores en el texto electrónico. El contenido es puramente informativo; y de ninguna forma la información del libro deberá considerarse como consejería legal para ninguna persona en ningun asunto en el cual hayan implicaciones legales. Tal materia deberá de ser tratada con un abogado. El libro se encuentra a la venta en www.cviog.uga.edu o contactándose con el Programa de Publicaciones del Instituto Gubernamental Carl Vinson, Universidad de Georgia, 201 M. Milledge Avenue, Athens, GA 30602; teléfono 706-542-6377; fax 706-542-6239.

Última revisión y actualización: Jul 30, 2004