GeorgiaLegalAid.orgGeorgia

Como funcionan los pleitos: El Juicio

Lea esto en:
English

Information

EL JUICIO

Este documento se trata de:

Las cuestiones de derecho y de hecho
El jurado
Los agentes judiciales y los relatores
El proceso del juicio en los casos civiles (y los penales)
Las declaraciones iniciales
La presentación de la evidencia
La petición de veredicto por instrucción judicial
La defensa
Las conclusiones finales
La instrucción del jurado
Las deliberaciones del jurado y el veredicto
El resultado del caso

Ahora llegamos al juicio propiamente dicho del Caso no. 81999, María del Tránsito Dolores contra Juan Veloz ante el Tribunal Superior del Condado de DeKalb, Georgia.

El juez que preside el juicio es Tomás Justo. El papel que juega el juez y su autoridad son de máxima importancia en el juicio. ¿Cuáles son algunas de sus responsabilidades? El (o la) juez

- insiste en que se mantenga el orden en la sala del juzgado y que el proceso se juzgue imparcialmente.
- controla el desarrollo del juicio, con declarar los descansos y las continuaciones (aplazamientos) cuando sean necesarios.
- controla la introducción de la evidencia (las pruebas), con hacer la determinación si será admisible para la consideración del jurado.
- decide las peticiones que hacen los abogados (una petición, o motion en inglés, que es la solicitud que se hace al juez para que cierta acción se siga en el proceso).

Las cuestiones de derecho y de hecho

En cada disputa legal, el tribunal debe resolver las cuestiones de derecho y de hecho. Las cuestiones de derecho solo el juez las puede decidir. Las cuestiones de hecho las decide el juez si no hay jurado. De otro modo, el jurado las decide. ¿Qué tipos de cuestiones son éstas y cómo son diferentes?

Las cuestiones de derecho tratan de los principios legales que correspondan al proceso. En el caso de Dolores contra Veloz, el juez Justo debe resolver las cuestiones de derecho. Por ejemplo, con el conocimiento de lo que la ley dice que es necesario para que un acto se considere como la negligencia, el juez debe decidir si las alegaciones en el caso apoyan una reclamación de negligencia. Si no es así, él puede declarar sin lugar (dismiss) el caso.

Las cuestiones de hecho se relacionan con los hechos del caso. En el caso de Dolores contra Veloz, un jurado decidirá las cuestiones de hecho. Una de las cuestiones será si Juan Veloz cometió verdaderamente los actos alegados por María del Tránsito. Otra será si las lesiones de María del Tránsito fueron el resultado de las acciones de aquél.

El jurado

La Constitución de Georgia garantiza el derecho a un juicio ante jurado en los casos civiles como éste. Después que el caso pasa a ser juzgado, la primera etapa es la selección del jurado. En casos civiles que se oyen en los tribunales al nivel estatal, el jurado puede tener solo seis miembros. Sin embargo, si la cantidad disputada sobrepasa los $10,000, una u otra de las partes pueden solicitar los 12 jurados (miembros del jurado o jurors en inglés). El jurado de un tribunal superior como en el caso de Dolores contra Veloz, tendrá 12 miembros.

Los jurados se componen de adultos (la gente con 18 años de edad o más) procedentes de toda la comunidad. No se puede excluir injustamente a nadie del servicio de jurado por razones de raza o sexo. Sin embargo, las personas que son mayores de 70 años de edad pueden pedir que su nombre se retire de la lista.

La junta de comisionados del jurado del condado recopila la lista de miembros potenciales del jurado. La junta se compone de seis miembros nombrados por el o la juez del tribunal superior y que sirven durante seis años.

Basado en la lista, se llama a un grupo de ciudadanos para que sirvan en el jurado durante una semana. Forman lo que se llama paneles de jurados (jury panels). De cada panel se seleccionan los jurados para que juzgan los casos individuales.

En el panel de Dolores contra Veloz hay 36 jurados posibles. Antes de seleccionar los 12 para formar el jurado, los abogados les harán preguntas. Este examen es lo que se llama interrogatorio preliminar de un jurado (voir dire, una frase francesa que se ha incorporado al lenguaje legal estadounidense). El propósito de este interrogatorio preliminar es seleccionar un jurado imparcial y justo. Los abogados, naturalmente, intentan seleccionar también miembros del jurado que puedan tener simpatía por el lado que representan.

En efecto, los miembros del jurado se seleccionan mediante el proceso de eliminación. A medida que vayas leyendo, verás que hay dos formas mediante las que el abogado puede eliminar a un miembro del jurado.

Los agentes judiciales y los relatores

Los agentes judiciales (bailiffs, otra forma de alguaciles) ayudan a los jueces a mantener el orden en la sala del juzgado. Escoltan a los miembros del jurado para que entren o salgan de la tribuna del jurado. Escoltan a los testigos hasta el estrado de los testigos. También desarrollan otras obligaciones.

Los relatores (court reporters) transcriben los autos del juicio. Usualmente, se transcriben con una máquina estenográfica o mediante una cinta magnetofónica. El relator o la relatora prepara después una transcripción por escrito de los autos del juicio.

El interrogatorio empieza cuando el juez Justo hace algunas preguntas calificadoras de tipo general a todos los posibles miembros del jurado: ¿Alguno de Uds. es pariente de María del Tránsito Dolores o de Juan Veloz? ¿Alguno de Uds. emplea a María del Tránsito Dolores o a Juan Veloz? ¿Alguno de Uds. es accionista, empleado, oficial o director de la compañía de seguros automovilísticos Peach State (la compañía aseguradora de Juan)? Todos los jurados responden negativamente a las preguntas del juez.

Si un miembro del jurado hubiera contestado afirmativamente, él o ella pudiera haber sido rechazado "por causa". Esta es una forma mediante la que un miembro puede ser descartado. El rechazo por causa quiere decir que existe alguna razón lógica por la que ese miembro del jurado no debe ser seleccionado. Las preguntas pueden revelar que el miembro del jurado es pariente de alguien relacionado con el caso. O puede revelar que el miembro del jurado ya ha formado una opinión o un concepto sobre el caso.

En el interrogatorio preliminar del jurado, los abogados interrogan uno a uno a los miembros del jurado. El secretario judicial llama el nombre de la primera persona que pudiera ser miembro del jurado-Pedro Persona. Se levanta.

El licencidado Federico Barrientos empieza el interrogatorio.

El señor Barrientos: Señor Persona. ¿Tiene empleo en la actualidad?
El señor Persona: Sí, señor. Soy plomero. Trabajo para la compañía Watt Pipes Plumbing.
El señor Barrientos: Señor Persona. ¿Está casado?
El señor Persona: Sí, señor.
El señor Barrientos: ¿Su esposa trabaja fuera de la casa?
El señor Persona: Sí, señor. Trabaja a jornada parcial. Es contable.

Federico Barrientos le pregunta entonces si el señor Persona tiene hijos. El señor Persona indica que tiene un hijo de 13 años y una hija de 9 años. El señor Barrientos también le pregunta si ha servido antes en un jurado. Se entera que el Señor Persona sirvió en el caso penal de un robo.

Selma Esclarecida interroga entonces al señor Persona. Determina primero si ha sido parte de un caso civil. Entonces le pregunta lo siguiente:

La abogada Esclarecida: Señor Persona ¿me conoce personalmente o al abogado de la demandante?
El señor Persona: No, abogada.
La licenciada Esclarecida: Señor Persona ¿conoce personalmente a la demandante, la señorita Dolores, o a mi cliente, el señor Veloz?
El señor Persona: No.

Los abogados también pueden hacer preguntas a todo el panel de jurados. La licenciada Esclarecida les pregunta a todos si ellos, o algún miembro de sus familias, han sufrido lesiones alguna vez en un accidente de automóvil. A los que dijeron que sí, les preguntó si las lesiones fueron serias. Pedro Persona indica que su esposa tuvo una vez un accidente donde resultó levemente herida.

Los abogados esperan que sus preguntas descubran cualquier parcialidad, prejuicio o noción preconcebida sobre el caso.

Después que se ha completado el interrogatorio preliminar del jurado (voir dire), los abogados procederán a seleccionar un jurado con 12 miembros. Lo harán con recusar a los miembros del jurado. Usualmente, a cada lado se le permite un número limitado de estas recusaciones. En nuestro caso, cada abogado puede recusar 6 nombres del panel de 36 posibles jurados. Las primeras doce personas que no han sido recusados de la lista de miembros potenciales del jurado formarán el jurado del juicio. El abogado de la demandante hace las primeras recusaciones.

El proceso del juicio en los casos civiles (y los penales)

1. La selección del jurado-le interrogatorio preliminar (voir dire)
2. Las declaraciones iniciales

Demandante (Fiscal)
Demandado (Defensa)

3. La presentación del caso
Demandante (Fiscal)-directo, repreguntación, re-directo
Demandado (Acusado)-directo, repreguntación, re-directo

4. Las conclusiones finales
Demandante (Fiscal)
Demandado (Acusado)
Demandante (a menos que el demandado o acusado no presente las pruebas o los testigos que no sea el demandado o acusado. En ese caso, el demandado o acusado tiene la opción de presentar al primero y al último del proceso.)

5. La deliberación del jurado
El juez instruye al jurado
El jurado elige al presidente del jurado
El jurado delibera
El jurado anuncia su decisión

6. El veredicto (seguido por la sentencia)


En una recusación, no se tiene que dar la razón por la que se recusa. Los posibles miembros del jurado corrientemente no saben por qué se les recusa. Usualmente, un abogado recusa a un miembro del jurado porque cree de alguna forma que el posible miembro del jurado no va a favorecer el caso de su cliente. Muchos abogados con experiencia a menudo no pueden dar una explicación mejor que la intuición para la recusación de un miembro del jurado. No hace falta decir que requiere muchísima práctica y una apreciación de la naturaleza humana para llevar a cabo un interrogatorio preliminar del jurado que sea efectivo.

Los abogados no pueden sistemáticamente eliminar a miembros del jurado a causa de su raza o sexo. El Tribunal Supremo de los EE.UU. ha determinado que se presume que no es equitativa la eliminación sistemática de los miembros del jurado porque son de cierto tipo racial o de género. El abogado contrario en tal caso puede presentar una petición al juez acusando al otro abogado de emplear la recusación con propósitos discriminatorios. El otro lado debe dar las razones que sean neutrales en los términos raciales o de género por las que ha eliminado a cada miembro del jurado. Cualquiera de los lados litigantes puede hacer esta petición. Se puede hacer aunque el cliente sea o no sea de la raza o el género que sistemáticamente se elimina.

Finalmente, se seleccionan los doce miembros del jurado (más un miembro suplente), e incluye a Pedro Persona. El juez les indica que pueden sentarse en la tribuna del jurado. A los miembros del jurado que no han sido aceptados se les despide. Cuando el jurado está en su sitio, el juez Justo pide las declaraciones iniciales en el juicio de Dolores contra Veloz.

Las declaraciones iniciales

En un proceso civil, el abogado del demandante tiene el derecho de hacer la primera declaración inicial al jurado. La declaración inicial no presenta las pruebas (o la evidencia), pero los abogados usualmente le dicen al jurado lo que esperan que la evidencia muestre. Un juicio es un procedimiento de adversarios, así que los abogados tratan de que la declaración inicial sea lo más favorable posible para su lado del caso.

El abogado de María del Tránsito, Federico Barrientos, en su declaración inicial para el jurado hace un resumen de la naturaleza del caso.

El señor Barrientos también presenta a las partes del caso. Quiere que los miembros del jurado se familiaricen con el "reparto del elenco" en el juicio. Empieza de esta forma:

Señoras y señores del jurado. Me llamo Federico Barrientos. Represento a la demandante en este proceso (señala con un gesto), la señorita María del Tránsito Dolores. Ella ha iniciado este caso contra el señor Juan Veloz. Mi cliente se presenta ante este tribunal para que se le otorgue cierta cantidad de dinero por los daños debidos a las lesiones que sufrió cuando iba andando como peatón. Juan Veloz, el demandado en este proceso, la atropelló y la derribó con su automóvil.

Barrientos sigue contándole al jurado algunos de los detalles del atropello. Luego les informa de la recuperación de María del Tránsito después del accidente. Hace un resumen de la evidencia o las pruebas que espera presentar. Le pide al jurado que se mantenga libre de prejuicios. También pide al jurado que base su veredicto solamente en la evidencia presentada y en las instrucciones del juez.

Entonces, Selma Esclarecida, la abogada de Juan Veloz, sigue con su declaración inicial. Ella comienza con decir, "Me llamo Selma Esclarecida y represento a Juan Veloz. Ustedes tienen dos puntos básicos para decidir: ¿qué pasó el 7 de mayo? y ¿quién es el responsible por las lesiones reclamados por María del Transito Dolores? Cuándo se sepa todos los hechos, ustedes ya comprenderán porqué la señorita Dolores no tiene derecho a ninguna compensación del señor Veloz". Continúa su discurso con decir al jurado que cree que la evidencia demostrará que el vehículo del demandado no excedió en la velocidad y que el demandado no fue negligente. Por lo tanto, su cliente no es responsable por ninguna clase de pago por los daños de la demandante.

La presentación de la evidencia

Después de las declaraciones iniciales, el juez Justo llama al abogado de la demandante para que presente su evidencia (evidence en inglés o sea las pruebas).

Federico Barrientos sabe que la carga de la prueba es suya y de su cliente. Es decir, que debe presentar al jurado la evidencia que pruebe de manera satisfactoria que los hechos del caso apoyan los cargos contra el demandado. Barrientos debe mostrar que su cliente fue de verdad lesionada y también debe mostrar que esas lesiones fueron el resultado de la negligencia de Juan Veloz.

La evidencia es un término de derecho que significa una cuestión de los hechos tiende a probar, o a refutar, otra cuestión de los hechos relevantes al caso. Las dos clases principales de evidencia son la real y la testimonial. La evidencia real se refiere a las cosas físicas o tangibles (las que se pueden tocar) o a los documentos. Las fotografías del accidente serían ejemplo de la evidencia real. La evidencia testimonial se refiere a las declaraciones de los testigos (los testimonios). Usualmente en un proceso se emplean las dos clases de evidencias, la real y la testimonial.

Durante un juicio, el abogado puede protestar por alguna evidencia que el abogado opuesto quiere presentar. El juez determina si la evidencia será admisible. En otras palabras, el juez decide si permitirá que el jurado oiga o considere la evidencia. Algunas veces el juez se niega a aceptar la evidencia que claramente es inadmisible, aun en el caso que el otro abogado no proteste.

Las reglas de la evidencia se han desarrollado a lo largo de muchos años. El concepto que subraya dichas reglas es éste: La evidencia que tiende a ayudar a un miembro del jurado a llegar a la verdad debe ser admisible. Los asuntos que no le ayudan al jurado a aclarar la verdad se deben rechazar. La evidencia que ayuda al jurado en dicho propósito se llama la prueba pertinente (relevant evidence). La evidencia que no le ayudará al jurado se conoce como la prueba impertinente (irrelevant evidence).

En el caso de María del Tránsito, un ejemplo de la prueba pertinente sería el testimonio del señor Ojo Puesto sobre lo que vio en la colisión. El testimonio de alguien sobre lo que el señor Ojo Puesto dijo del accidente no sería admisible. Tal testimonio sería la llamada prueba de oídas (en inglés, hearsay evidence). La prueba de oídas se considera que no es de fiar. Generalmente no es admisible. Sin embargo, hay algunas excepciones muy importantes a la regla de la prueba de oídas. Un ejemplo de esas excepciones sería la declaración del víctima moribundo que identifica al asesino.

Para ayudar al jurado, el abogado Barrientos prepara un gran diagrama de la escena del accidente. Semejante diagrama no constituye en sí una prueba (o sea una evidencia). Su función es ayudar al jurado a comprender la situación física de la colisión. Si el juez lo permite, dichas representaciones gráficas se emplean a menudo en el juicio de casos relacionados con los accidentes.

El primer testigo que llama Federico Barrientos al estrado de los testigos para ser examinado directamente es María del Tránsito Dolores. El señor Barrientos juramenta a María del Tránsito con el siguiente conjuramento: "¿Jura (o afirma) solemnemente que el testimonio que va a dar en el caso aquí pendiente ante este tribunal será la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, con la ayuda de Dios?" María del Tránsito contesta: "Sí". El licenciado Barrientos interroga a María del Tránsito.

El señor Barrientos: Diga su nombre completo al tribunal y al jurado.
La señora Dolores: María del Tránsito Dolores.
El señor Barrientos: ¿Es usted la demandante en este caso?
La señora Dolores: Sí, la soy.
El señor Barrientos: ¿Con esta acción intenta recobrar el importe de los daños causados por el señor Veloz?
La señora Dolores: Sí.

Entonces, el abogado Barrientos le interroga acerca del accidente. Le pide que describa "en sus propias palabras" lo que pasó. Le pregunta lo que recuerda de cómo el demandado guiaba su automóvil. María del Tránsito Dolores testifica sobre los daños corporales que sufrió y su tratamiento médico. Describe su dolor, su malestar, su nerviosismo y la pérdida de sueño.

Federico Barrientos le pide entonces a María del Tránsito que autentifique las cuentas médicas y de los medicamentos. Autentificar (authenticate) significa aquí que identifique los documentos. Entonces testifica que estas cuentas representan gastos verdaderos. El señor Barrientos solicita que estos documentos se reciban y se registren como las evidencias que apoyan la reclamación por daños de María del Tránsito Dolores.

Ahora la abogada del demandado tiene el derecho a la repreguntación sobre el testimonio que la testigo acaba de dar. Uno de los propósitos de la repreguntación es reducir el impacto del interrogatorio directo. O se puede emplear para plantear dudas sobre la veracidad del testigo.

En la repreguntación, el abogado puede hacer las llamadas preguntas sugerentes (en inglés se dice leading questions). Éstas son preguntas hechas de tal manera que sugieren la respuesta que el interrogador desea, si bien no se pueden emplear en el interrogatorio directo.

La abogada Esclarecida: Era una noche oscura, ¿no?
La señorita Dolores: Sí, pero no tan oscura que no pudiera ver.
La licenciada Esclarecida: Pero no miró a un lado y al otro de la calle por si venía algún vehículo antes de cruzar la calle, ¿no?
La señorita Dolores: No.

La abogada sugiere a María del Tránsito y ella lo admite, que en realidad no vio a Juan Veloz ni a su automóvil antes del impacto. María del Tránsito admite también que empezó a cruzar la calle tan pronto como el semáforo cambió al verde. No miró antes para ver si venía algún vehículo.

Tan pronto como la abogada del defendido concluye, el señor Barrientos puede hacer preguntas adicionales al testigo. El procedimiento se llama la re-dirección (segundo interrogatorio directo o re-direct en inglés). Lo pueden emplear los dos abogados. Los dos abogados también pueden volver a llamar al estrado a cualquier testigo durante su presentación de la evidencia.

Cuando continúa su presentación de la evidencia, Federico Barrientos lee al jurado una parte de las declaraciones juradas extrajudiciales de los médicos (que él tomo previamente). Selma Esclarecida lee al jurado su repregunta de los médicos. El juez Justo indica al jurado que las lecturas de las declaraciones juradas de los médicos se deben tratar como la evidencia tal y como si los médicos hubieran dado sus testimonios ante el tribunal.

Date cuenta que los médicos representan una clase de testigos expertos. Los testigos expertos, debido a sus conocimientos o experiencia especializada, pueden sacar ciertas inferencias o conclusiones de los hechos de un caso. Por ejemplo, un médico puede dar una opinión sobre si una colisión pudiera causar las lesiones que se han declarado. La opinión sobre la misma cuestión cuando la hace un testigo no considerado como experto, sin embargo, no sería permitida.

Federico Barrientos llama entonces a Guillermo Ojo Puesto, el testigo del accidente. Al testigo se le toma el juramento. El señor Barrientos empieza el examen directo del testigo, y el señor Ojo Puesto revela que en la noche del accidente, estaba cerca de la intersección de la Avenida Druid y la carretera de Decatur, en el condado de DeKalb.

El señor Barrientos: ¿A que hora aproximada estaba allí?
El señor Ojo Puesto: A eso de las 11 de la noche. Saqué a pasear al perro.
El señor Barrientos: ¿Observó una colisión entre un automóvil y un peatón?
El señor Ojo Puesto: Sí.
El señor Barrientos: ¿No observó que el automóvil iba a unos 80 kilómetros por hora (50 millas por hora)?
La señora Esclarecida: Su señoría, protesto por la pregunta, basándome en que el señor Barrientos le hace a su testigo una pregunta sugerente. En realidad, le está sugiriendo la respuesta que busca.
El juez Justo: Ha lugar a la protesta.
El señor Barrientos: Retiraré la pregunta.

Federico Barrientos pasa a preguntarle a Guillermo Ojo Puesto sobre lo que en realidad observó del accidente. Le pregunta lo que recuerda en cuanto a la forma en que Juan Veloz operaba el automóvil.

La señora Esclarecida comienza la repregunta de la siguiente forma:
La señora Esclarecida: ¿A qué distancia estaba de la colisión que dijo haber observado?
El señor Ojo Puesto: A unos 10 ó 12 metros (30 a 40 pies).
La señora Esclarecida: No tiene forma de saber la verdadera velocidad a la que iba el señor Veloz antes de la colisión. ¿No es así?
El señor Ojo Puesto: Así es.

La señora Esclarecida continúa repreguntando, pero no logra desacreditar el testimonio de Guillermo Ojo Puesto. Ni logra inducirle a que se contradiga en nada.

Cuando concluye el testimonio del señor Ojo Puesto, el caso de la demandante está completo. El señor Barrientos dice: "Su señoría, la demandante ha terminado ya".

La petición de veredicto por instrucción judicial

Después que el caso de la demandante ha concluido, la licenciada Esclarecida dice:

Su señoría, pido un veredicto por instrucción judicial (directed verdict) a favor del demandado, en base de que la demandante no ha logrado probar cada parte del caso, y un jurado de personas razonables no podría diferir en su veredicto a favor del demandado. (En otras palabras, el jurado debe absolver al demandado basándose en la evidencia de la demandante).

Lo que en efecto dice la señora Esclarecida es que la demandante no ha probado su caso. En este punto pide al juez que descarte el caso. Si el juez otorga la petición, entonces el veredicto (la decisión o el fallo) se "dirige" a favor del demandado. El caso no pasaría al jurado. Sin embargo, el juez Justo dice:

No estoy de acuerdo con la petición. La demandante ha presentado un caso de negligencia hasta este punto como una cuestión de hecho para el jurado. Por lo tanto, no ha lugar y deniego la petición por ahora. Puede seguir con su lado del caso.

En forma similar, el abogado de la demandante puede pedir un "veredicto por instrucción judicial" a favor de la demandante cuando concluya la presentación de toda la evidencia. Esto se haría si pareciera que los miembros razonables del jurado estarían de acuerdo en que la demandante había probado claramente su caso. Pero el asunto de los daños monetarios quedaría para que el jurado lo decidiera.

La defensa

La señora Esclarecida, la abogada del demandado, debe desacreditar la evidencia que la demandante ha presentado. La señora Esclarecida tiene que tomar una decisión táctica difícil. Puede llamar a los testigos como parte del caso del demandado. O puede optar por no presentar más evidencia ante el jurado. Un abogado puede decidirse a seguir el segundo curso de acción, en especial si la nueva evidencia va a ser simplemente una recombinación de la evidencia de la demandante. Recuerda que la abogada del demandado ha tenido la oportunidad de repreguntar a todos los testigos de la demandante. La debilidad en el caso de la demandante se puede demostrar de esa forma.

La señora Esclarecida decide no presentar evidencia alguna. De ese modo se le permitirá que haga las primeras conclusiones y las finales ante el jurado. Generalmente el abogado del demandante tiene el derecho tanto a ser el primero como a ser el último con la presentación de las conclusiones finales.

Las conclusiones finales

Después que la evidencia ha sido presentada por los dos lados, el juez pide las conclusiones finales. En ese momento, cada abogado puede argüir su propio caso ante el jurado.

Las conclusiones finales son completamente diferentes de la declaración inicial. En la declaración inicial, el abogado por lo general resume el caso entero como una cuestión de hecho. En las conclusiones finales, los abogados hacen comentarios directos sobre la evidencia y los testigos. Arguyen los hechos que creen que la evidencia ha probado. Sin embargo, no pueden mencionar nada que no se haya presentado como evidencia o pruebas durante el juicio.

Selma Esclarecida ha decidido "renunciar" a sus primeras declaraciones. Espera impresionar al jurado con su conclusión final. Sabe que será la última argumentación que el jurado oirá.

Federico Barrientos, en su conclusión final, pone el énfasis en los tres elementos esenciales que la demandante ha probado: (1) la negligencia por parte del demandado, que fue (2) la causa aproximada de (3) los daños, por los que la demandante debiera ser compensada. Le dice al jurado que no se pueden rectificar los daños que le han causado a su cliente, la demandante. Pero dice que el jurado puede hacer en favor de lademandante lo que la ley permite. Es decir que se puede otorgarle una compensación económica por las lesiones de la demandante.

En su argumento final, la señora Esclarecida dice que la evidencia muestra claramente que la demandante se ha recuperado bien de cualquier lesión que pudiera haber sufrido en el accidente. Aun en el caso que el jurado determine que el demandado sea culpable de la negligencia, la abogada sostiene, se debiera otorgar solo una cantidad mínima por los daños generales de la demandante.

La instrucción del jurado

Después de la conclusión final de la señora Esclarecida, el juez Justo instruye al jurado. Esto quiere decir que el juez instruye al jurado sobre la ley que sea pertinente a los hechos del caso. En el caso de las lesiones personales, las instrucciones del juez son usualmente largas. El juez explica la ley por lo que se refiere a asuntos tales como quién tiene la carga de la prueba. El juez Justo también instruye al jurado sobre la ley de la negligencia, los elementos de una acción negligente, incluyendo la causa aproximada y la ley que se relaciona con los daños.

El juez explica que es necesario que haya un veredicto unánime. "Veredicto", le dice al jurado, "significa simplemente `la verdad'. Y eso es lo que deben de buscar en sus deliberaciones totalmente privadas".

Las deliberaciones del jurado y el veredicto

Tan pronto como los miembros del jurado se retiran al cuarto del jurado, eligen un presidente. Eligen a Pedro Persona. Entonces, los miembros del jurado consideran las cuestiones que tienen ante ellos.

En el caso Dolores contra Veloz, el jurado debe decidir dos cuestiones: ¿Las lesiones de la demandante fueron el resultado de la negligencia de Juan Veloz? Si es así, ¿qué cantidad en concepto de los daños debería recibir la demandante? En Georgia, la medida apropiada de los daños generales que se refieren al dolor y sufrimiento mentales se determina por la "conciencia iluminada de los miembros justos e imparciales del jurado".

Durante la deliberación, los miembros del jurado discuten la evidencia presentada. Consideran los puntos que han expuesto los abogados. Si tienen una pregunta sobre la ley o sobre cómo se debe aplicar al caso, se lo notifican al agente judicial. El agente judicial (bailiff) informa al juez. Entonces, el jurado regresa a la sala del juzgado para recibir más instrucciones del juez si al juez le parecen necesarias.

Los miembros del jurado tienen la evidencia documentaria introducida durante el juicio y la examinan para que les ayude en sus deliberaciones. En este caso, se incluyen las cuentas médicas y de los medicamentos que el licenciado Barrientos hizo que María del Tránsito autentificara cuando estaba en el estrado de los testigos. Este jurado puede ser que tenga copias de las alegaciones (la demanda y la réplica) para repasarlas. El juez decide si debe entregarle las alegaciones al jurado.

En este caso los miembros del jurado experimentan algunas dificultades en llegar a un veredicto unánime en las dos cuestiones. Como el veredicto del jurado debe ser unánime, los miembros del jurado de los dos lados tratan de persuadir a los otros para que se unan a su punto de vista. En algunas situaciones, los miembros de jurado jamás se ponen de acuerdo. Si es imposible llegar a un veredicto unánime, el juez declara que el juicio es nulo (a mistrial is declared, se dirá en el inglés). Entonces, el caso deberá ser juzgado de nuevo ante otro jurado.

En el caso Dolores contra Veloz, el jurado llega finalmente a una decisión unánime. El presidente del jurado, el Señor Persona, llama al agente judicial. El agente judicial le dice al juez que el jurado está listo para volver a la sala del juzgado. Después de que las dos partes (la demandante y el demandado juntos con sus representantes legales) están presentes, se le llama al jurado.

Cuando el jurado está de nuevo instalado en la tribuna, el juez Justo pregunta: "¿Han llegado a un veredicto?". El presidente del jurado responde: "Su señoría, hemos llegado a un veredicto". El presidente entrega al juez un veredicto escrito, firmado por todos los miembros del jurado.

El juez le pide al abogado de la demandante que publique el veredicto de los daños. Esto quiere decir que va a leer en voz alta el veredicto ante el público. El veredicto dice: "Nosotros, los miembros del jurado, adjudicamos a favor de la demandante la cantidad de $75,000, con fecha 3 de julio de 1997. Firmado, Pedro Persona, presidente".

El resultado del caso

Por consiguiente, María del Tránsito Dolores ha ganado el veredicto por los daños. Cuando el demandante prevalece (gana), el tribunal ordenará la acción que sea necesaria para hacer cumplir las obligaciones que el demandado tiene con el demandante. En el caso de Dolores contra Veloz, esto significa a menudo que al demandado se le ordenará que pague al demandante la cantidad de dinero que el tribunal ha declarado que se le debe. ¿Qué pasa si el demandado no paga? Entonces la demandante puede actuar legalmente contra cualquier propiedad o bienes que posea el demandado.

En este caso, la sentencia la pagará la compañía de seguros de Juan. Pagará hasta la cantidad total de su seguro de responsabilidad. Sin embargo, la sentencia no se pagará inmediatamente si Juan Veloz y su abogado apelan el caso.

Aunque el jurado le otorgó $75,000 María del Tránsito no recibirá todo ese dinero. Los honorarios del abogado, que serán entre el 25 y el 40 por ciento de la cantidad otorgada, se deducirá del total. Otros gastos legales, como el costo de las declaraciones juradas extrajudiciales de los testigos, también reducirán la cantidad que recibe María del Tránsito.

En otros casos, el tribunal puede requerir que el defendido realice una tarea legal especial. Por ejemplo, se puede pedir que el demandado entregue los materiales que han sido contratados. Si el demandado no obedece semejante orden, se le puede declarar en rebeldía (en inglés se expresa como in contempt of court). Esto quiere decir que se le castigará con una multa o se le encarcelará hasta que obedezca la orden.

Algunas veces, el tribunal declarará simplemente los derechos y obligaciones de las partes. Esto pasaría en el caso de un divorcio, donde el juez manda que el matrimonio se disuelva.

*Extraído de Una Introducción a la Ley en Georgia, Tercera Edición, publicado por el Instituto Gubernamental Carl Vinson, 1998 (actualizado en el aZo 2001). El Instituto Vinson no es responsable de errores en el texto electrónico. El contenido es puramente informativo; y de ninguna forma la información del libro deberá considerarse como consejería legal para ninguna persona en ningun asunto en el cual hayan implicaciones legales. Tal materia deberá de ser tratada con un abogado. El libro se encuentra a la venta en www.cviog.uga.edu o contactándose con el Programa de Publicaciones del Instituto Gubernamental Carl Vinson, Universidad de Georgia, 201 M. Milledge Avenue, Athens, GA 30602; teléfono 706-542-6377; fax 706-542-6239.

Última revisión y actualización: Jun 15, 2005