GeorgiaLegalAid.orgGeorgia

Ley básica de los Préstamos y el Crédito en Georgia

Por: Carl Vinson Institute
Lea esto en:
English

Information

Ley básica de los Préstamos y el Crédito en Georgia


Éste documento se trata de:

¿Qué pueden hacer las personas que no tienen el efectivo para comprar algo que necesiten?
¿Qué es el crédito?
Las diferencias entre los préstamos y las ventas a crédito
Las diferencias entre el crédito con garantía y sin garantía
¿Qué son las tarjetas de crédito?
¿Qué es el crédito abierto?


Los Préstamos

A menudo, la gente no dispone de los suficientes fondos para pagar algo que necesita o quiere. Entonces, ¿qué hacen? Tienen que pasarse sin lo que sea. O pueden pedir un préstamo para comprarlo. En otras palabras, pueden obtener alguna forma de crédito.

¿Qué se entiende por el crédito? Una transacción a crédito ocurre cuando una parte provee de servicios, mercancías o dinero a otra parte, basándose en la promesa de la segunda persona de pagarlo más adelante. La persona que ha extendido el crédito es el acreedor (en inglés creditor). La segunda persona, la que tiene la obligación de devolver la deuda, es el deudor (en inglés debtor). El padre de Juan le presta $10 a Juan bajo la promesa de que se lo devuelva en una semana. En esta situación, el padre es el acreedor y Juan es el deudor.

El crédito juega un papel muy importante en la economía de hoy en día. Las grandes empresas, como los fabricantes de automóviles, pueden tomar prestados millones de dólares cada día. Los gobiernos toman prestado dinero. Los individuos se sirven del crédito cuando piden préstamos a los bancos, usan las tarjetas de crédito o cuando reciben un préstamo de los amigos. Y al parecer, la costumbre de recurrir al crédito crece cada año. De acuerdo con un artículo que salió en la revista U.S. News and World Report (19 marzo 2001), en el año 1980, solo unos 56% de los adultos estadounidenses portaba una (o más) tarjeta de crédito. Ya para el año 2000, la cifra había llegado a 76%.

El crédito para los consumidores (consumer credit) es el que se obtiene primordialmente a efectos familiares, personales o de la casa. Hasta ahora, tus principales fuentes de crédito tal vez hayan sido tus padres, tus hermanos y hermanas o tus amigos. Pero a partir de cierto momento, necesitarás saber cómo hacer uso de los bancos, de las tarjetas de crédito y de otros recursos.

Los principios básicos del crédito

Es importante comprender que el crédito no es gratis. Una de las razones es que cuando un acreedor extiende crédito a un deudor, se priva del uso del dinero por un período de tiempo. El acreedor, por lo tanto, no dispone de esa cantidad para gastarla o invertirla. Por ejemplo, supongamos que prestas $100 a un amigo por tres meses. Entonces, puede ser que no tengas esa cantidad a tu disposición para comprar la bicicleta que quieres cuando la rebajen de precio. Tampoco podrás invertir ese dinero en las tarjetas de béisbol de colección que podrían valer mucho más después.

La segunda razón por la que el crédito no es gratis, es por el riego que el acreedor corre. ¿Qué pasa si el deudor no paga la deuda? Generalmente, los acreedores quieren una cierta compensación por el riesgo que corren.

Por las dos razones mencionadas, los acreedores requieren que los deudores les den cierta compensación. Usualmente, pero no siempre, esa compensación toma la forma del interés. El interés es generalmente un porcentaje de la cantidad adeudada. Se dice interest en inglés para comunicar las dos cosas, el interés y los intereses.

Los arreglos que se refieren al crédito a menudo se llaman las transacciones crediticias. Esto quiere decir que el acuerdo tiene que ver con el crédito. No te olvides que las transacciones crediticias son contratos. Las leyes generales que tienen que ver con los contratos (pp. 44_45) también afectan a las transacciones crediticias.

Los préstamos y las ventas a crédito

Los préstamos y las ventas a crédito son dos tipos de crédito. Un préstamo (en inglés loan) es cuando un banco, una compañía o una persona te presta dinero, con la esperanza de que lo devolverás dentro de un período de tiempo. Una venta a crédito (o sea credit sale en inglés) se refiere a la compra de mercancías o de servicios. En ese caso, se espera que pagues a plazos el precio de la compra, más el interés, durante un período de tiempo. La siguiente situación te ayudará a entender estos dos tipos de crédito.

Situación 1. Micaela Manejo encuentra un automóvil que quiere comprar entre los que tiene el representante de automóviles Alberto Amable. Puede entregarle $1,000. Por desgracia, le faltan $500 para completar el precio de la compra. Alberto dice: "No te preocupes. La Compañía Financiera de Alberto Amable te prestará los $500. No tienes que entregar ahora la totalidad del precio". ¿Se trata de un préstamo o de una venta a crédito?

Esto sería un préstamo. La compañía de financiación del representante (parecida a un banco) va a prestar el dinero. En este caso, le pagaría inmediatamente al representante el precio total de la venta. Micaela, como deudora, debería el precio a un acreedor (en este caso la compañía de financiación). Ella pagaría a la compañía los $1,000 que tenía. Por lo tanto, su deuda sería por la cantidad prestada ($500) para pagar el automóvil más los intereses que la compañía financiera cobrará.

Por otro lado, Alberto Amable tal vez le pudiera haber dicho a Micaela que le permitiría pagar "a plazos" (on time) la cantidad que debía por el automóvil. En ese caso, Micaela pudiera haber pagado seis plazos de $100 cada uno a lo largo de un año. ¿Por qué le pagaría $100 más? Esa cantidad sería para compensarle por la dilación en el pago. Esta transacción sería una venta a crédito.

La distinción entre el préstamo y la venta a crédito es importante porque en la mayor parte de los estados, incluyendo Georgia, las leyes que gobiernan el crédito para el consumidor varían y dependen de que la transacción sea una venta a crédito o un préstamo.


El crédito con garantía y sin garantía

Existe otra forma de clasificar el crédito. Puede ser con garantía o sin garantía. Esta distinción depende de las acciones que el acreedor sigue si el deudor no devuelve la deuda.

El crédito sin garantía significa que el acreedor depende solamente de la promesa que el deudor hace para devolver la deuda (en inglés unsecured credit). Si el deudor no cumple esta promesa, el acreedor puede recurrir a los tribunales. Ella o él le puede poner un pleito al deudor para recobrar el dinero. Pero poner un pleito a un deudor que no tiene el dinero para devolver una deuda no es un recurso muy efectivo. (Pero véase el aparte "Cómo los acreedores pueden recaudar las deudas" en este capítulo.)

Un préstamo sin garantía, por lo tanto, se hace solamente cuando no hay duda que el deudor puede devolverlo. Por ejemplo, una gran empresa pudiera tomar prestadas de un banco cantidades de dinero relativamente pequeñas sin garantías.

Por otro lado, ¿qué pasa si el acreedor cree que existe el riesgo de que no se le devuelva el dinero? Él o ella puede pedir al deudor que firme un contrato. En dicho contrato se especificará que el acreedor puede quedarse con uno o más artículos que sean propiedad del deudor, si el deudor no satisface la deuda. Esta propiedad se llama la garantía (en inglés collateral). En dicho caso, se dice que el crédito está garantizado. Y el acreedor adquiere una participación interesada en la garantía. Se dice security interest en inglés.

Un ejemplo puede hacerlo más fácil de entender. Supongamos que necesitas un préstamo para comprar un automóvil de segunda mano. Eres un estudiante y solo tienes un trabajo de jornada parcial. Por lo tanto, el concesionario tendría dudas por lo que se refiere a tu habilidad para pagar.

En este caso, el representante de automóviles puede exigir que le des una participación interesada en el vehículo. Dicha participación le da el derecho a recuperar (recobrar) el automóvil si no pagas la deuda. Entonces, el representante podría revender el vehículo y recobrar el dinero que le debes. De esta forma, el automóvil se convierte en la garantía de la deuda. Puedes usar el vehículo, pero el acreedor tiene el derecho a recuperarlo si no pagas lo que debes.

Con los préstamos para comprar un automóvil, la garantía es normalmente el vehículo en sí. En los préstamos bancarios, la garantía pudiera ser la cuenta de ahorros que tienes en el banco.

Un buen ejemplo del crédito con garantía es cuando se empeña algo. Una persona lleva la prenda u objeto de valor (un anillo, un aparato de radio, etc.) al prestamista. Él o ella toma una cantidad prestada con la garantía del valor del objeto. El prestamista se queda con la propiedad hasta que la deuda se satisface. Si el dinero no se devuelve, el prestamista vende el objeto para recobrarlo. En este país se hace ese negocio en las casas de empeño llamadas pawnshops.

Otra forma de conseguir crédito con garantía es gracias a una tercera persona. Ésta promete satisfacer la deuda si el deudor no lo hace. La promesa que hace la tercera persona de satisfacer la deuda es una garantía (guaranty en inglés). Y la tercera persona se convierte en el fiador (en este caso, será el guarantor en inglés).

En el ejemplo anterior, el representante de automóviles que duda de tu habilidad para pagar el precio del automóvil, puede exigir que pongas un fiador, que podría ser tu primo que tiene un trabajo fijo. Él se compromete a pagar la deuda si tú no lo haces. Tu primo firmaría una garantía de pago. Por lo tanto, se convertiría en fiador como tercera parte.

El acreedor hasta pudiera exigirte que el crédito se asegure de las dos formas. Él o ella pudiera pedir una garantía de tu primo y una participación interesada en el automóvil. Un acreedor puede pedir también una participación interesada en la propiedad perteneciente a la tercera parte que sale fiadora.

El crédito abierto y las tarjetas de crédito

Un deudor pudiera entrar solo en una transacción crediticia con un acreedor. Sea un préstamo o una venta a crédito, se llama una transacción crediticia. Los créditos para comprar automóviles que se han presentado arriba eran transacciones crediticias con un límite fijo.

Como contraste, un deudor puede entrar en una serie de transacciones crediticias con el mismo acreedor a lo largo de cierto tiempo. Esto se llama el crédito abierto (open-end credit). Por ejemplo, Diana del Hogar quiere amueblar toda su casa con muebles nuevos, pero no puede comprarlos todos a la vez. Compra un sofá a crédito en el almacén la Mueblería Fácil. Antes de que haya pagado el sofá, compra una cama a crédito en la Mueblería Fácil. Poco después compra un tocador, también a crédito. Lo que está haciendo la Mueblería Fácil es extender crédito adicional a Diana para la adquisición de un número de muebles. Por lo tanto, los dos han entrado en una relación de crédito abierto. Este tipo de crédito también se llama crédito rotativo (revolving credit).

Debes tener mucho cuidado con las relaciones de crédito abierto o de crédito rotativo. El acreedor en esta clase de relación puede pedir que el deudor le dé una participación interesada en todos los artículos que el deudor compra durante dicha relación. ¿Qué pasa si el deudor no cumple con los pagos de cualquiera de los artículos que se han incluido en dicho arreglo de crédito abierto? El acreedor puede ser que tenga el derecho de recuperar todos los artículos. Esto incluye los artículos cuyo importe de compra se pagó ya completamente. Los tribunales se muestran muy escépticos con este tipo de acuerdos. Pueden incluso invalidar el contrato si el acreedor se ha aprovechado indebidamente del deudor.

Las tarjetas de crédito (credit cards en inglés) son otro ejemplo de crédito abierto. Las mercancías se pueden comprar diariamente o en cualquier momento con la tarjeta. Sin embargo, el poseedor de la tarjeta recibe solo un estado mensual de la cuenta con las compras de cada mes.

¿Si una tarjeta de crédito provee un crédito abierto, quiere decir que puedes gastar todo lo que quieras? No. Los expedidores de las tarjetas de crédito asignan un límite a cada tarjeta de crédito que el poseedor obtiene. Una vez que se ha llegado al límite, el expedidor se negará a aprobar más compras o más adelantos en efectivo.

¿Son gratis las tarjetas de crédito? No. Los expedidores pueden imponer diferentes tipos de cargos. Estos cargos pueden incluir

- cuota anual de la tarjeta. Algunos bancos cargan una cuota anual por las tarjetas. Las grandes tiendas y las compañías gasolineras generalmente no lo hacen así.

- cargos mensuales por intereses. Generalmente es un porcentaje basado en la cantidad adeudada. Algunos expedidores eximen al consumidor del pago de intereses si la cantidad adeudada se satisface dentro de un número específico de días a partir de la fecha del estado mensual de la cuenta. Usualmente este período de espera es de unos 30 días. Otros expedidores hacen el cargo de intereses a partir del día de la compra.

- cargo por adelantos en efectivo. Éste es un cargo por la obtención de efectivo en las máquinas del banco. Esto se hace utilizando la tarjeta o por medio de cheques de adelanto que algunos bancos ofrecen a los consumidores de sus tarjetas de crédito.

- cargo en concepto de pago retrasado.

- cargo por pasarse del límite de crédito.

Las leyes estatales regulan las tasas y la cantidad de los cargos que se pueden cobrar de las tarjetas de crédito. En Georgia, esta ley se llama el Acta de la Tarjeta de Crédito y de los Bancos Expendedores de Crédito. Se ocupa de organizar los bancos que emiten las tarjetas de crédito. También autoriza a los prestamistas a que impongan varios cargos y cuotas en las cuentas de las tarjetas de crédito.

El estado mensual de la cuenta muestra dichos cargos. También da una lista de todas las transacciones que el poseedor de la tarjeta ha hecho durante el mes. Estos estados de la cuenta deberían leerse con cuidado cuando lleguen.

Supongamos que al leer el estado mensual de la cuenta encuentras un cargo que no autorizaste o algún otro error. ¿Qué deberías hacer?

Es importante que se lo notifiques prontamente al expedidor de la tarjeta. El Acta de las Cuentas del Crédito Equitativo (Fair Credit Billing Act) requiere que el poseedor de la tarjeta se lo notifique al expedidor de la tarjeta por escrito. Esto se debe hacer dentro de los 60 días después que el expedidor envía el primer estado mensual de la cuenta donde aparece el error. Si lo haces así, no será necesario pagar la cantidad cuestionada mientras se investiga. Sin embargo, tienes que pagar todavía todas las cantidades del estado mensual que no están en duda.

*Extraído de Una Introducción a la Ley en Georgia, Tercera Edición, publicado por el Instituto Gubernamental Carl Vinson, 1998 (actualizado en el aZo 2001). El Instituto Vinson no es responsable de errores en el texto electrónico. El contenido es puramente informativo; y de ninguna forma la información del libro deberá considerarse como consejería legal para ninguna persona en ningun asunto en el cual hayan implicaciones legales. Tal materia deberá de ser tratada con un abogado. El libro se encuentra a la venta en www.cviog.uga.edu o contactándose con el Programa de Publicaciones del Instituto Gubernamental Carl Vinson, Universidad de Georgia, 201 M. Milledge Avenue, Athens, GA 30602; teléfono 706-542-6377; fax 706-542-6239.

Última revisión y actualización: Jul 30, 2004