GeorgiaLegalAid.orgGeorgia

Los Derechos de los Hijos

Lea esto en:
English
Contents

Information

Los Derechos de los Hijos

Este documento se trata de:

La duración de los obligaciones legales de los padres

El derecho de los hijos a la manutención

El derecho a que no abusen de uno

Introducción

En este capítulo se examinan las relaciones entre padres e hijos. ¿Cuáles crees que son tus derechos y obligaciones legales en relación con tus padres? ¿Cuáles son los derechos y obligaciones que tus padres tienen contigo?

Al ir enterándote de esos derechos y obligaciones, recuerda que los gobiernos se preocupan por el cuidado de los niños. ¿Por qué? La razón obvia es que los gobiernos creen que los niños necesitan del apoyo familiar hasta que alcancen cierta edad. Esa edad en Georgia es generalmente los 18 años de edad. Los padres son responsables de sus hijos, a menos que un tribunal o corte les quite el derecho a cuidarlos, bien temporal o permanentemente. En dicho caso, los tribunales deben encontrar a alguien que se ocupe de ellos. (En el inglés se dice minors para captar exactamente la expresión menores de edad.)

Además, la protección de los menores interesa a las sociedades y a los gobiernos en un sentido amplio. Ninguno de los dos puede sobrevivir a largo plazo si los menores de edad no salen adelante.

LOS DERECHOS DE LOS HIJOS

Cuando un niño o niña pasa a ser parte de una familia, el esposo y la esposa asumen nuevos derechos y obligaciones legales. Estas obligaciones continúan hasta que

- el niño o niña alcanza la mayoría de edad, o edad de la madurez. Dicha edad es los 18 años en Georgia, o los 20 años, si todavía asiste a la escuela secundaria.

- el hijo o hija contrae matrimonio.

- el hijo o hija se convierte en un menor emancipado. Eso quiere decir que el tribunal o corte declara que el hijo o hija puede sobrevivir independientemente sin el apoyo de sus padres. En el inglés, el término legal es emancipated minor.

El derecho a la manutención

El Código de Georgia requiere que cada padre o madre provea la manutención de sus hijos; o sea su mantenimiento, protección y educación hasta que alcancen la mayoría de edad a los 20 años, si es que el hijo está matriculado en la escuela secundaria. Antes del año 1978, únicamente el padre tenía la obligación de mantener a sus hijos. El caso Orr contra Orr (p. 122) incluyó a la madre en dicha obligación.

Los padres deben de cubrir las necesidades de sus hijos. Éstas son: la alimentación, la ropa, el albergue y los cuidados médicos. También tienen la obligación de guiar a sus hijos y de ocuparse del cuidado y control necesarios para que se desarrollen física, mental, emocional y moralmente. También tienen la obligación de hacer que los hijos asistan a la escuela, por lo menos hasta que cumplan la edad fijada por la ley. En Georgia se debe asistir hasta los 16 años de edad.

En las siguientes situaciones, los padres alegan que, a causa de las circunstancias, no pueden mantener más a sus hijos. ¿Tienen razón?

SITUACIÓN 1. Patricia es una viuda y su trabajo le obliga a viajar constantemente, de modo que su hija Amparo, de siete años de edad, vive con su tía. Nancy, la hermana de Patricia, tiene varios hijos y Amparo es una boca más. Patricia cree que no le debe nada a su hermana a cuenta del mantenimiento de Amparo. Desde su punto de vista, Patricia necesita todo lo que gana para sí misma.

SITUACIÓN 2. Luisito, a los cinco años de edad, es un chico con problemas. Además, es hijo ilegítimo. Tanto el padre como la madre tienen otra familia. Él vive con su madre Alicia. Se supone que Paco, el padre, debe pagar su manutención. Casi nunca se cumple. ¿Debiera Paco sentirse obligado a mantener a un hijo ilegítimo? ¿Por qué? ¿Por qué no?

SITUACIÓN 3. José está divorciado y vive lejos de su esposa anterior y de sus dos hijos pequeños. Sabe que de alguna forma se las arreglan. Además, quiere volver a casarse y necesita quedarse con todo lo que gana. Por lo tanto, ya no les envía más el pago mensual de la manutención.

Mientras el padre o la madre tengan derechos paternales o maternales de la misma manera tienen la obligación de pagar la manutención de sus hijos.

La obligación de los padres continúa aunque sus hijos no vivan bajo el mismo techo. Si el hijo vive con un pariente, el pariente podría poner un pleito al padre o a la madre para reclamar el importe de la manutención. En la primera situación, Nancy (la hermana de Patricia) podría reclamarle la manutención de la pequeña Amparo.

Por extensión, tanto el padre como la madre tienen la obligación de proveer la manutención de los hijos ilegítimos. En la situación 2, el padre tiene la obligación de pagar la manutención de Luisito.

Un hijo ilegítimo se define como aquél cuyos padres no estaban casados entre sí cuando el hijo nació ni contrajeron el matrimonio después. Los estatutos de Georgia definen ahora que los hijos ilegítimos son los "nacidos fuera del matrimonio" en el caso donde los padres no se casaron. Si los padres se casan se les reconoce como legítimos, si el padre reconoce al hijo o hijos. Nótese que la ley favorece la legitimación de los hijos, pues se supone que es lo que mejor les conviene. Por dicha razón, la ley de Georgia reconoce que los hijos de un matrimonio bígamo sean legítimos. Además, un hijo puede ser legítimo, si el padre reconoce legalmente que es su propio hijo. Puede hacerlo con el acto de contraer el matrimonio con la madre. También puede recibir el permiso del tribunal superior con presentar una petición y recibir la orden de legitimación.

¿Qué pasa en la situación 2, si Paco no reconoce que Luisito sea su hijo? ¿En qué se puede apoyar Alicia?

Cuando no se sabe con certeza quién es el padre de un niño, la madre, el supuesto padre, el hijo o el tutor del niño puede solicitar del tribunal superior que determine la paternidad. En tal caso, el tribunal tal vez requiera que las partes comprometidas se sometan al análisis de la sangre llamado leucocito antígeno humano (HLA por sus siglas en inglés). Se considera que dichos análisis son conclusivos como comprobantes de la paternidad. Existen otros análisis adicionales que el tribunal puede mandar con el propósito de establecer la paternidad. Uno de éstos es la comprobación mediante el ácido deoxyribonucleico (ADN o por sus siglas en inglés, DNA). Si el análisis ADN establece un 97% o más de probabilidad que el hombre en cuestión sea el padre, se presume que es el padre a menos que éste pueda probar mediante otra evidencia que no lo es. Si se prueba que Paco es el padre de Luisito, el tribunal le exigirá que pague la manutención del pequeño.

En el caso de un divorcio, el acuerdo de la manutención es una orden del tribunal. El tribunal hará cumplir esa orden con severidad. En la situación 3, si José no paga la manutención, se le podría declarar en desacato al tribunal. Se le podría encarcelar por no pagar la manutención. Al padre se le podría acusar también de abandonar al hijo por incumplimiento en el pago de la manutención.

El tribunal puede embargar también el salario o sueldo del padre o de la madre que no haya cumplido con el pago de la manutención. Esto significa que el tribunal puede mandar al empresario del padre o de la madre que se quitara una cierta cantidad del sueldo (llamado garnishment en inglés) y se lo remita a la madre, o viceversa. La petición de embargo la inicia normalmente el padre o la madre que se supone ha de recibir el importe de la manutención.

Los tribunales tienen otra forma de hacer cumplir el pago de la manutención: se llama "orden de deducción sobre los ingresos" (en inglés, Income Deduction Order). En este caso, el importe de la manutención se retiene automáticamente del sueldo, sea del padre o de la madre. La cantidad se remite directamente al otro.

Algunas veces, el tribunal ordena al padre que pague el importe de la manutención al registro del condado. Luego, el encargado del registro paga el importe de la manutención a la madre, menos un pequeño honorario.

EL DEPARTAMENTO DE SERVICIOS FAMILIARES Y DE MENORES (DFCS)

El Departamento de Servicios Familiares y de Menores (DFCS, que quiere decir Department of Family and Children Services) forma parte del Departamento de Recursos Humanos, de Georgia. Cada condado cuenta con una oficina del DFCS y cada oficina provee una serie de servicios sociales. Éstos incluyen los cuidados de crianza (foster care) en el caso de los menores que han sufrido abusos o que han sido desatendidos, así como servicios de colocación adoptiva. Los servicios de protección de menores incluyen la investigación de denuncias por abuso de menores. El Departamento de Servicios Familiares y de Menores también ofrece otros servicios, como la ayuda en la administración del hogar, en la planificación familiar y aconseja en las cuestiones de empleo. También administra los programas de bienestar familiar y del asistencia social, como el de cupones de alimentación (food stamps) y el programa de Ayuda a Familias con Dependientes Menores de Edad (AFDC por sus siglas en inglés).

En épocas recientes, las leyes estatales y federales han reforzado el cumplimiento de la manutención de los menores. Por ejemplo, las leyes federales ayudan a encontrar a los padres que han abandonado a sus hijos. A los padres se les puede localizar mediante el número de seguridad social, así como por otros medios legales. Hoy en día es más difícil evadirse de la obligación que supone la manutención de un hijo.

¿Qué pasa si un padre o una madre no pueden mantener a sus hijos? Las familias que no pueden mantener a sus hijos menores de 18 años, pueden tener derecho a un socorro, gracias a la Ayuda a Familias con Dependientes Menores de Edad (AFDC por sus siglas en inglés). Se trata de un programa federal que se administra en el estado de Georgia a través de las oficinas del Departamento de Servicios Familiares y de Menores (DFCS por sus siglas en inglés) del condado. Para ser elegible, se debe reunir al menos uno entre los siguientes requisitos:

• El padre ha abandonado a los hijos o está encarcelado y no remite dinero.

• El padre está en la casa, pero no encuentra trabajo y no recibe el subsidio de desempleo.

• El padre, la madre, o los dos, sufren de impedimentos físicos o mentales que no les permiten mantener a sus hijos.

Puede que haya ayuda gubernamental para las personas que ganan poco. Por ejemplo, pueden recibir asistencia médica (Medicaid, el reembolso parcial de los gastos médicos) y los cupones de alimentación (es decir el importe de productos alimenticios).

Sin embargo, la asistencia pública no es un regalo. Considérate la siguiente situación.

SITUACIÓN 4. Alberto abandonó a su esposa Karen y a sus tres hijos pequeños. Karen no pudo encontrar un trabajo que pagara lo suficiente para mantenerles a ella y a sus tres hijos, así que consiguió alguna ayuda por medio de la Ayuda a Familias con Dependientes Menores (AFDC). A Alberto lo encontraron dos años después en el estado vecino. Tenía un buen trabajo. ¿Debía pagar Alberto la manutención de sus hijos que debía hasta la fecha?

El Acta de Recuperación de la Manutención de Menores de Georgia (1973) especifica que el "pago de la asistencia pública a, o en beneficio de, un menor crea una deuda que... los padres (padre o madre) responsables de la manutención del hijo deben al estado". El acta faculta al Departamento de Servicios Familiares y de Menores (DFCS) para que recupere del padre o de la madre lo que se debiera haber pagado en concepto de manutención.

En la situación 4, Alberto sería responsable de los pagos ya hechos por concepto de la manutención. Eso significa que el Departamento de Servicios Familiares y de Menores puede embargar el sueldo de Alberto. A Alberto también se le podría procesar por el delito de abandono de menores.

El derecho a que no abusen de uno

SITUACIÓN 5. Algunas veces, Oliverio, de 12 años de edad, falta a la escuela durante toda la semana. Su amigo Mateo suponía que Oliverio estaba enfermo. Un día, Oliverio le cuenta a Mateo que cuando su madre se enfada con él, le encierra en un armario durante días. Le enseña a Mateo los cardenales que se ha hecho en las manos al golpear la puerta. Mateo sabe que Oliverio siempre dice la verdad. ¿Qué debería hacer Mateo?

SITUACIÓN 6. La madre de Paula le amenaza constantemente con echarle encima agua hirviente ni no la obedece. Su madre nunca lo ha hecho, pero Paula vive con el temor de la amenaza. ¿Puede la menor hacer algo para defenderse?

Los hijos tienen el derecho a que no se abuse de ellos. La ley les protege del abuso físico (en la situación 5) y emocional (la situación 6) que los padres u otras personas puedan infligirles. Los padres tienen la obligación de proteger a sus hijos del abuso de otros.

Ya sabes que la ley de Georgia de 1981 dispensa la protección de los tribunales en el caso de la violencia en la familia. Con todo, las víctimas de la violencia en la familia a menudo no se atreven a denunciar los abusos. Los amigos, los vecinos, o los maestros a menudo titubean también a la hora de involucrarse en semejante casos de abuso.

La ley de Georgia requiere de quienes trabajan en ciertas profesiones que denuncien la sospecha de abuso de menores. Dichos profesionales son los médicos y enfermeras; maestros, administradores y consejeros; trabajadores(as) sociales; personal dedicado al cuidado de niños y al consejo en asuntos de menores; y los oficiales de la policía. Tales personas incurren en un delito si a propósito no lo denuncian.

La ley no requiere que otras personas, como los vecinos, denuncien la sospecha de abuso de menores. No obstante, para estimularles a que lo hagan, la ley protege a las personas de buena voluntad que denuncian el abuso de un menor, de modo que no se les puede poner un pleito por la difamación.

Para denunciar el abuso de un menor ¿a quién debieras llamar en tu condado? Debieras ponerte en contacto con el Departamento de Servicios Familiares y de Menores (DFCS). Busca en el directorio de teléfonos por la lista de servicios que figuran a nombre del condado donde resides. Los abusos de menores también se pueden denunciar a un empleado del tribunal de menores, a la policía, o al fiscal del condado (que se llama el o la district attorney).

Los hijos también tienen el derecho a que sus padres no se desentiendan de ellos. El padre o la madre debe de proveer al hijo con alimentos, ropa y albergue adecuados. Adecuado significa eso, ni más ni menos. No se trata de ropa lujosa, ni de todo lo demás que un niño quisiera. Un tribunal puede declarar que un hijo está desatendido si no recibe la alimentación, la ropa, o el albergue adecuados. Los casos de desatención se pueden comunicar al Departamento de Servicios Familiares y de Menores (DFCS), en cuyo caso el departamento pueden ayudar a la familia a obtener la necesaria alimentación, ropa y albergue.

*Extraído de Una Introducción a la Ley en Georgia, Tercera Edición, publicado por el Instituto Gubernamental Carl Vinson, 1998 (actualizado en el aZo 2001). El Instituto Vinson no es responsable de errores en el texto electrónico. El contenido es puramente informativo; y de ninguna forma la información del libro deberá considerarse como consejería legal para ninguna persona en ningun asunto en el cual hayan implicaciones legales. Tal materia deberá de ser tratada con un abogado. El libro se encuentra a la venta en www.cviog.uga.edu o contactándose con el Programa de Publicaciones del Instituto Gubernamental Carl Vinson, Universidad de Georgia, 201 M. Milledge Avenue, Athens, GA 30602; teléfono 706-542-6377; fax 706-542-6239.

Última revisión y actualización: Apr 12, 2005