GeorgiaLegalAid.orgGeorgia

El Matrimonio

Por: Carl Vinson Institute
Lea esto en:
English

Information

Este documento se trata de:

La definición del matrimonio
Los requisitos para el matrimonio
Los tipos de matrimonio
Los acuerdos prenupciales
Los deberes y las obligaciones legales del matrimonio
Las responsabilidades individuales del matrimonio
El derecho a estar libre de abusos


El matrimonio

Este capítulo trata de las relaciones legales entre los cónyuges o esposos. Se ocupa del matrimonio y de cómo se disuelven legalmente los matrimonios. En el capítulo 9 se explican los efectos de la ley que se relaciona con los hijos y los padres y las madres.

Como verás, los gobiernos no son imparciales en esta área de la ley. Están a favor del matrimonio y de la familia. Esto no significa que no se hayan promulgado un gran número de leyes para decir a los padres y a las madres y a los hijos lo que deben hacer. Pero los gobiernos han intentado hacer lo contrario. Han opinado que lo mejor que pueden hacer a favor de las familias es meterse en sus asuntos lo menos posible.

Entonces, te preguntarás ¿por qué existen tales leyes? A medida que vayas leyendo los dos capítulos encontrarás por lo menos dos respuestas a dicha pregunta. Primero, verás que se han promulgado muchas leyes para establecer la seguridad y el bienestar de los hijos.

Segundo, encontrarás que muchas leyes que afectan e interfieren en los matrimonios y las familias tienen que ver con los derechos y obligaciones básicos que se expusieron en el primer capítulo. Estos son los derechos y las obligaciones constitucionales que tienen que ver con la propiedad, los contratos y la protección contra los daños. Los gobiernos han tenido que poner en la balanza por un lado, el principio de no interferir en la vida familiar y, de otro, la necesidad de proteger los derechos individuales de cada miembro de la familia.

Algunas de las leyes que afectan al matrimonio y a la ley de la familia son muy antiguas. Otras son nuevas. Como en el caso de otras leyes, reflejan pautas y valores que cambian en nuestra sociedad. Fíjate en este capítulo cómo el papel de la mujer ha cambiado en la sociedad y cómo ese cambio ha afectado a las leyes. Asimismo, fíjate cómo las actitudes hacia el divorcio han cambiado y cómo ese cambio ha afectado a la ley.

EL CASAMIENTO

Un amigo te dice, "Gene y yo queremos casarnos. ¿Sabes lo que tenemos que hacer? ¿Qué es lo que se requiere en el estado de Georgia?" ¿Sabrías tú cómo contestar?

¿Cuál es la diferencia entre estar casados y de vivir juntos? El matrimonio (marriage en inglés) es un contrato legítimo entre un hombre y una mujer que prometen ser esposos. Dos personas que viven juntas pueden ponerse de acuerdo para repartirse los gastos de los alimentos. Hasta pueden adquirir propiedades en forma conjunta o compartida. Sin embargo, en Georgia no tienen ningún derecho legal especial, a menos que estén casados.

En Georgia, para que un matrimonio sea válido, las dos personas deben

- estar legalmente capacitadas para contraer matrimonio.
- dar el consentimiento para ser esposos.
- consumar el matrimonio (de acuerdo con la definición legal).

Los requisitos matrimoniales

¿Quién está legalmente capacitado para contraer matrimonio?

¿Las siguientes personas podrían contraer matrimonio legalmente en Georgia?

a. Tircio (cuyo divorcio no se ha finalizado) con Wendy.
b. Tomás con Judith, su nuera, que es viuda.
c. María con Jordi, su hijastro.
d. Carlos con Susanita, que son primos hermanos.
e. Zelma (que tiene 16 años de edad) con Tico (que tiene diecisiete).

La ley no permite que algunas personas contraigan matrimonio. Por ejemplo, en Georgia, una persona debe ser mentalmente competente para casarse. Esto quiere decir que debe ser capaz de entender la idea de lo que supone un matrimonio. Una persona que ya esté casada legalmente con otra tampoco puede contraer matrimonio. En Georgia y en todos los demás estados, una persona casada que contrae matrimonio de nuevo sin estar divorciada, es culpable de la bigamia, lo que es un crimen. Y si la nueva esposa (o esposo) está enterada(o) de la bigamia (bigamy en inglés), él o ella es culpable del crimen de contraer matrimonio con un(a) bígamo(a). Tircio (en el ejemplo "a") no podría contraer matrimonio legalmente con Wendy hasta que su divorcio con la antecesora se finalice.

Dos personas que son parientes cercanos (ya sea consanguínea o matrimonialmente) no pueden contraer matrimonio. Por ejemplo, la ley prohíbe que un hombre se case con su hija, su hijastra, su tía, su sobrina, su madre o su abuela. Existen también otras restricciones con parientes más lejanos. Igualmente, una mujer no puede contraer matrimonio con los correspondientes parientes del sexo opuesto.

Estas relaciones en las que el matrimonio está prohibido se conocen con el nombre de "grados de consanguinidad". Éstos se declaran en el Código Oficial Anotado de Georgia 19-3-3. Nuestras leyes sobre el incesto son el resultado directo de estos grados. Si contraes matrimonio (o tienes relaciones sexuales) con cualquiera que quede dentro de estos grados prohibidos, cometes el crimen del incesto y puedes ser procesado penalmente.

Las parejas de los ejemplos "b" y "c" no podrían contraer matrimonio. La pareja en el ejemplo "d" sí podría casarse. Georgia permite el matrimonio entre primos hermanos (primos carnales). Sin embargo, dicho matrimonio no se permite en la mayoría de los estados.

Los gobiernos también establecen la edad mínima para contraer matrimonio legalmente. Para casarse en Georgia, debes tener por lo menos 16 años de edad. Si tienes menos de 18 años, no puedes sacar una licencia matrimonial sin consentimiento paterno. Zelma y Tico necesitarían el consentimiento paterno (en el ejemplo "e").

Las personas menores de 16 años de edad pueden contraer matrimonio si existe prueba de que la mujer está embarazada, o si los dos son padre y madre de un hijo vivo. Sin embargo, el tribunal de últimas voluntades tiene la obligación de notificar al padre y a la madre de cualquiera que, con menos de 18 años de edad, solicite una licencia (permiso) matrimonial (marriage license).


La habilidad para contraer el matrimonio
El primer requisito para la validez de un matrimonio es la habilidad de las dos partes para suscribir un contrato. Esto se denomina la capacidad. Usualmente, el adulto tiene la capacidad de entrar en un contrato. Sin embargo, hay ocasiones cuando el adulto carece de la capacidad necesaria para suscribir un contrato matrimonial. Por ejemplo, si la corte ha declarado que un adulto es incompetente, él o ella carece de la capacidad para entrar en un contrato. La persona casada también carece de la capacidad de suscribir un (segundo) contrato matrimonial.

El contrato matrimonial
Otro requisito para que un matrimonio sea válido es que las dos personas deben de comprometerse verbalmente a ser esposos en la actualidad. No existe matrimonio legal si las personas se comprometen a contraer matrimonio en el futuro. El acuerdo matrimonial puede ser verbal. ¿Qué pasa con los acuerdos en las situaciones siguientes? ¿Serían válidos los matrimonios?

SITUACIÓN 1. Samy emborracha a Remedios de tal modo que ella pasa por la ceremonia de la boda sin enterarse de lo que ocurre.

SITUACIÓN 2. Socorro y Libardo deciden casarse como si se tratara de una broma-creen que pueden desentenderse rápidamente del asunto.

La ley de Georgia dice que para crear un contrato matrimonial, el consentimiento de las dos partes debe ser voluntario. Las dos partes deben estar libres de fraude. Un matrimonio en el que una parte ha sido engañada o defraudada por la otra puede ser invalidado (separado) mediante acción judicial. Remedios (en la situación 1) pudiera anular el matrimonio porque Samy "la embaucó" mediante el procedimiento de emborracharla. En forma similar, la coacción que impide el consentimiento voluntario (lo que se dice en inglés duress) puede permitir que una de las partes (la víctima de la coacción) invalide el matrimonio. La coacción es una amenaza ilegal para obligar a que otra persona haga algo contra su voluntad. La amenaza hecha con pistola en mano es buen ejemplo de la coacción.

Aunque no es así generalmente en el caso de los contratos, un contrato matrimonial se suele considerar válido aunque se haya hecho en broma. ¿Por qué se puede considerar válido? El punto de vista de los tribunales ha sido que no hay forma de comprobar objetivamente que las partes actuaban con el "espíritu de broma o de diversión". ¿Cómo pueden los testigos conocer o declarar cuáles son los verdaderos sentimientos de las dos partes? Por esta razón, Socorro y Libardo en la segunda situación tendrían que divorciarse para terminar el matrimonio.

Nótese que en una ceremonia matrimonial le ley se preocupa por el acuerdo básico de contraer matrimonio. Las promesas-la de amar, honrar y obedecer-son personales en vez de ser promesas legales.

La consumación del matrimonio
El tercer requisito para que un matrimonio sea válido es la consumación. La definición legal de consumación depende del tipo de casamiento. En un casamiento (o boda) ceremonial, la consumación puede consistir en sacar una licencia para contraer matrimonio y tener una persona autorizada que lleve a cabo una ceremonia. O la consumación puede tener lugar cuando el hombre y la mujer, expresándose en tiempo el presente, están de acuerdo en casarse. Pero en este caso, deben encontrarse en un estado de los EE.UU. donde se reconozca lo que se llama el matrimonio consensual (concubinato). Además, el coito no se requiere para consumar un matrimonio ceremonial válido.

Las clases del matrimonio

El matrimonio con ceremonia
Los matrimonios comienzan con una ceremonia formal, llamada la boda
. Ésta puede consistir en una ceremonia religiosa, o puede ser una ceremonia civil llevada a cabo por un juez.

Antes de que la boda pueda llevarse a cabo, la pareja debe sacar una licencia matrimonial (marriage license en inglés). Ésta se puede obtener en el juzgado del condado donde la boda va a tener lugar, o en cualquier otro condado, con la suposición de que uno de los solicitantes sea residente de este estado. Si la boda va a tener lugar en otro estado que no sea Georgia, se deben seguir los requisitos de ese estado a fin de que el matrimonio sea legal. Las leyes matrimoniales y de las licencias matrimoniales difieren de estado a estado.

En Georgia, los jueces de los tribunales de últimas voluntades expiden las licencias matrimoniales. Antes de recibir la licencia, las parejas deben hacerse un análisis sanguíneo de ciertas enfermedades. Estas enfermedades son la sífilis, la anemia de células falciformes y la rubéola (German measles). Los análisis sanguíneos se pueden hacer en la clínica de la junta de salud del condado. Aunque exista una ceremonia formal, una licencia y el análisis sanguíneo, un matrimonio no será válido a menos que se den los tres requisitos esenciales (p. 118-119).

El matrimonio consensual
Un matrimonio consensual o concubinato (common law marriage en inglés) es un matrimonio establecido sin una ceremonia formal. Aunque en el estado de Georgia se aceptó previamente, la legislatura estatal suprimió esta forma de matrimonio en 1996. Sin embargo, todos los estados, incluyendo Georgia, aceptan un matrimonio de ley común que se haya creado apropiadamente en otro estado donde se permitan tales matrimonios. Y Georgia reconoce la validez de cualquier matrimonio de ley común que fuera válido en Georgia antes de la promulgación de la ley de 1996.

Juntos en la vida
¿Qué pasa si una pareja se junta para vivir-sin la intención de contraer matrimonio? En otros estados, por ejemplo en California y Nueva York, la gente ha intentado crear una nueva clase de relación legal llamada la cohabitación por contrato (contract cohabitation). Este tipo de relación permite a dos personas solteras entrar en un contrato para vivir juntos sin estar casados. Los tribunales de Georgia se han negado a reconocer la validez de dichos contratos. De acuerdo con la ley de Georgia, semejantes contratos son ilegales, porque se trata de las relaciones sexuales entre dos personas que no están casadas.


EN VÍSPERAS DE LA BODA

Los acuerdos prenupciales

¿Se puede llegar a un acuerdo sobre cualquier derecho u obligación antes de la boda? Considera la situación 3.

SITUACIÓN 3. Damián y Marcia están pensando en casarse. Marcia vive del empleo de dependienta de un almacén. Damián tiene unas propiedades valiosas y espera heredar más. Sabe que los matrimonios no siempre tienen éxito. Quiere que Marcia renuncie al derecho que tiene a recibir una pensión de divorcio o separación (alimony) o a cualquier división de la propiedad si se divorcian. Marcia insiste en que le prometa el pago de $50,000 si se divorcian, a cambio de la renuncia a sus derechos. ¿Sería equitativo tal acuerdo? ¿Lo aceptarían los tribunales como válido?

A veces las parejas preparan acuerdos prenupciales como en la situación 3 antes de contraer el matrimonio. Semejantes acuerdos establecen los derechos que cada uno tendrá si se divorcian.

En 1982, el tribunal supremo del estado declaró que los acuerdos prenupciales serían reconocidos en Georgia. El tribunal estableció tres directrices que los jueces deben seguir en la decisión para hacer cumplir un acuerdo prenupcial. Un juez debe considerar las siguientes preguntas:

(a) ¿Se estableció el acuerdo bajo fraude, coacción o por error? ¿Se faltaron declarar o se falsearon los hechos importantes que se relacionan con la situación económica de las partes?

(b) ¿Es el acuerdo inadmisible? En otras palabras ¿es tan parcial que una parte se quedará con casi todo y la otra prácticamente con nada?

(c) ¿Los hechos y las circunstancias han cambiado desde el acuerdo? ¿Sería ahora inequitativo o insensato?

Si la respuesta a cualquiera de estas condiciones es afirmativa, pudiera ser que el acuerdo no se reconociera como válido. Usando estas preguntas como directrices, considera si el acuerdo entre Marcia y Damián sería válido.

Los deberes y las obligaciones legales

SITUACIÓN 4. Un sábado de primavera a las tres de la tarde, Sara Gómez y Marcos Whitson estaban solteros. A las cuatro de la tarde del mismo día, estaban casados. ¿Qué significa el cambio para ellos en término de sus derechos y obligaciones legales?

El matrimonio crea ciertos derechos y obligaciones entre dos personas. Algunos derechos y obligaciones ocurren inmediatamente. Por ejemplo, al contraer matrimonio, cualquiera de los dos, marido o mujer, tiene el derecho en Georgia de abandonar su propio apellido y adoptar el de la otra persona. La persona puede conservar su propio apellido, o una persona puede emplear los dos apellidos separados por un guión. En otras palabras, Sara se podría llamar Sara Gómez, Sara Whitson, Sara Gómez-Whitson, o Sara Whitson-Gómez (o en América Latina, Sara Gómez de Whitson). Sara y Marcos pueden llamarse Sara y Marcos Gómez-Whitson o Sara y Marcos Whitson-Gómez.

Generalmente en Georgia, una vez que una pareja ha contraído matrimonio, el uno no puede poner un pleito al otro. Las excepciones a esta ley cubren situaciones especiales-el divorcio, la pensión para la manutención del hijo, la separación legal y el abuso-. Supongamos que Sara quedó herida en un accidente de automóvil.

En este país, la esposa nueva puede escoger entre varios apellidos.

Aunque Marcos Joe era el conductor y el responsable del accidente, ella no podría ponerle un pleito por daños.

La pareja puede servirse de un nuevo estatus para la declaración de impuestos. Sara y Marcos pueden declarar conjuntamente los impuestos sobre los ingresos a partir del año en que contrajeron matrimonio.

Supongamos que Marcos cometió un delito y Sara lo vio. ¿Se le podría obligar a que Sara testificara contra Marcos? ¿Qué pasaría si Marcos llegó a casa y le dijo a Sara lo que había hecho? ¿Cambiaría eso tu respuesta? ¿Qué pasaría si el delito ocurrió antes de la boda y el juicio tuvo lugar después de la boda? ¿Se le puede obligar a Sara a declarar sobre lo que vio u oyó antes de la boda?

La respuesta es negativa para todas las preguntas precedentes. A los cónyuges no se les puede forzar a que testifiquen el uno contra el otro en un caso delictivo, a menos que el delito (como sería un caso de abuso) fuera contra la otra persona o contra un hijo menor de edad.

En Georgia, el esposo y la esposa tienen el derecho a heredar al otro si uno de los dos fallece intestado (es decir, sin haber hecho testamento).

En caso del divorcio, el marido o la mujer pueden tener el derecho a una pensión de divorcio o de separación (pagos de sostenimiento o alimony en inglés) del uno o del otro. Cada uno también tiene el derecho a la división equitativa de la propiedad o de los bienes que conjuntamente hayan acumulado durante el curso del matrimonio.

Las responsabilidades individuales

Bajo la ley de Georgia cada cónyuge es un individuo capaz de asumir los derechos y las obligaciones legales. Por lo tanto, cada uno puede entrar en contratos por sí mismo o juntos (individualmente o conjuntamente). Cada uno puede poner un pleito a otros u otros pueden poner un pleito a uno de los dos.

SITUACIÓN 5. Rosa compra unos muebles para la sala que la encantan a primera vista. Compra los muebles empleando su nombre de casada, la señora de Larry Jones. Su esposo Larry, sin embargo, insiste que no pueden permitirse semejante gasto. Se niega a pagar el precio. ¿Tiene que pagar?

Antes del 1 de abril de 1979, el esposo era legalmente responsable en Georgia de cualquier deuda o compra que su esposa hiciera para adquirir los artículos llamados en inglés las "necesidades" (o sea los alimentos, ropa, servicios médicos y vivienda). Por ejemplo, si la esposa firmó un contrato para alquilar un apartamento, el marido pudiera ser el responsable del pago del arriendo, aunque él nunca hubiera firmado el contrato.

En 1979, el Tribunal Supremo de los EE.UU. decidió un caso muy importante llamado Orr contra Orr (440 U.S. 268 (1979)). El Tribunal Supremo sostuvo que era anticonstitucional poner la carga del mantenimiento en el hombre cuando se trataba de matrimonios o de divorcios. El tribunal declaró que tales leyes discriminaban en contra de los hombres.

Como resultado, la legislatura de Georgia derogó la ley estatal que convertía automáticamente al esposo en el responsable de las deudas de su esposa.

Hoy día, ni el esposo ni la esposa son automáticamente responsables de las deudas del otro. En la situación 5, Larry no tendría que pagar la deuda de Rosa a menos que también hubiera firmado el contrato, convirtiéndose así en responsable de la deuda. El pago de los muebles es la obligación de Rosa porque ella los compró.

En la actualidad, los acreedores a menudo se protegen sus intereses en el asunto con pedir que tanto el marido como la mujer firme las solicitudes de tarjetas de crédito o los contratos de arrendamiento. Esto hace que cada uno sea responsable de las compras o de los contratos hechos por cualquiera de los dos.

El derecho a estar libre de abusos

Este gobierno favorece y alienta la institución del matrimonio. Alienta los matrimonios con interferir en ellos lo menos posible. Ninguna ley especifica la conducta matrimonial apropiada o ideal. Ninguna ley, por ejemplo, establece cómo una pareja debe dividir las tareas caseras. Ninguna ley declara si deben tener hijos, ni cuántos.

Sin embargo, los ciudadanos estadounidenses han forzado recientemente a los gobiernos para que "intervengan" en un aspecto de la vida familiar. Y ése es la violencia hacia, y entre, los miembros de la familia. En la década de los años setenta, surgió por todo el país la preocupación por las crueldades hechas dentro de la casa a los miembros de la familia. La atención se centró en el abuso de los hijos, de los cónyuges y, más recientemente, de los parientes ancianos. Los gobiernos empezaron a estar de acuerdo en que estas víctimas del abuso necesitaban de la protección legal. La necesidad de proteger a la gente del abuso y de la negligencia empezó a pesar más que las normas de no interferencia en la vida familiar.

En el año de 1981, la legislatura de Georgia estableció el auxilio de los tribunales para la "violencia doméstica". Otorgó a los tribunales superiores la autoridad de intervenir para proteger a las víctimas. El Acta de la Violencia Doméstica es aplicable a los miembros de la familia, a los cónyuges anteriores, a los familias de crianza (foster families) y a otras personas que vivan bajo el mismo techo. También protege a las personas que son el padre y la madre de un mismo hijo (sin tomar en cuenta si alguna vez estuvieran casados). Esas personas que vivieron anteriormente bajo el mismo techo también están protegidas.

El tribunal puede

• ordenar a una persona que deje de cometer tales actos.
• excluir de la casa a la persona que comete la violencia.
• requerir que la parte abusiva provea otro domicilio para un(a) esposo(a) e hijos.
• separar temporalmente a los hijos menores de la tutela del padre y de la madre.
• otorgar una pensión para la manutención de los hijos y/o de el(la) esposo(a).

Una ofensa recientemente reconocida contra los miembros de la familia es la de la "agresión sexual" (en inglés, sexual battery). La ley de 1990 define que esta ofensa es tocar la(s) parte(s) pudenda(s) o íntimas de otra persona sin el consentimiento de esa persona. También prohíbe este acto dentro o fuera de la familia.

*Extraído de Una Introducción a la Ley en Georgia, Tercera Edición, publicado por el Instituto Gubernamental Carl Vinson, 1998 (actualizado en el aZo 2001). El Instituto Vinson no es responsable de errores en el texto electrónico. El contenido es puramente informativo; y de ninguna forma la información del libro deberá considerarse como consejería legal para ninguna persona en ningun asunto en el cual hayan implicaciones legales. Tal materia deberá de ser tratada con un abogado. El libro se encuentra a la venta en www.cviog.uga.edu o contactándose con el Programa de Publicaciones del Instituto Gubernamental Carl Vinson, Universidad de Georgia, 201 M. Milledge Avenue, Athens, GA 30602; teléfono 706-542-6377; fax 706-542-6239.

Última revisión y actualización: Oct 15, 2018