GeorgiaLegalAid.orgGeorgia

Ley Basica del Consumidor en Georgia - Garantias

Por: Carl Vinson Institute
Lea esto en:
English
Contents

Information

LEY BASICA DEL CONSUMIDOR EN GEORGIA- GARANTIAS

Este documento explica lo siguiente:

• ¿Qué es una garantía?
• ¿Qué es una garantía implícita?
• ¿Qué es una garantía de comercialidad?
• ¿Qué es una garantía de aplicación?
• ¿Qué es una garantía de propiedad?
• ¿Cómo es que el consumidor puede renunciar a las garantías implícitas?
• ¿Qué son las garantías explícitas?
• ¿Cuál es la diferencia entre una garantía total y una limitada?
• ¿Qué se debe hacer si una garantía se incumple?

Leyes de protección del consumidor

Las leyes de protección al consumidor gobiernan los gastos de dinero para efectos personales, familiares o de un hogar. Mucho antes de que existiera una ley para proteger a los consumidores, prevaleció la ley de "a riesgo del comprador" (caveat emptor). La expresión procede del idioma latín y quiere decir (o a lo mejor advertir) que "el comprador tenga precaución". En otras palabras, la mejor protección que el consumidor o la consumidora posee es tener mucho cuidado.

• Ten cuidado con la persona o la empresa que vende productos o servicios.

• Ten cuidado con la calidad de los productos o los servicios.

• Ten cuidado con el precio y las condiciones de pago.

En el siglo XX, la primera ley importante que protege a los consumidores fue el Acta de la Pureza de los Alimentos y de las Drogas (Pure Food and Drug Act). El Congreso la aprobó en el año 1906. Prohibía la identificación falsa en las etiquetas de los envases alimenticios, medicinales o de las bebidas alcohólicas. En esa época, muchos estados como Georgia también aprobaron ciertas leyes para proteger al público contra los alimentos malsanos o contra ingredientes perniciosos en las medicinas. Desde aquel entonces, se han aprobado numerosas leyes para la protección del consumidor.

¿Por qué ha tenido lugar ese incremento de las leyes que protegen al consumidor? Una de las razones es que vivimos en una época de la producción o fabricación masiva. El resultado es que el comprador y el productor de mercancías generalmente no se conocen. Antaño, cuando la gente compraba zapatos al zapatero del pueblo, podían ir y quejarse si los zapatos tenían defectos. Ahora, la gente compra zapatos que han sido manufacturados en otros estados o inclusive en otros países. Es casi imposible presentar una reclamación por los zapatos mal hechos o por cualquier otro producto.

La distancia entre compradores y productores quiere decir que una creciente cantidad de mercancías se mueve mediante el comercio interestatal. La regulación del comercio interestatal es uno de los poderes que la Constitución ha investido en el Congreso. Este poder autoriza al Congreso para aprobar leyes que protejan al consumidor.

En una economía abierta como la nuestra, la mayor parte de los acuerdos entre los consumidores y los vendedores o los prestamistas se encuentra relativamente libre del control gubernamental. En general, las leyes que regulan a los vendedores o prestamistas se ponen en efecto solo cuando la práctica de los vendedores parece ser ilusoria, severa, inequitativa o engañosa. Algunas áreas de la ley del consumidor han requerido más regulación que otras. En este documento tratamos sobre ellas y en el documento titulado "Principios básicos para préstamos de dinero y crédito en Georgia", que podrá encontrarse en le tema de "Contratos, Ventas, préstamos y bancarrota" y en el subtítulo "Reportes de Crédito"

La regulación de la calidad de los productos (Garantías)

Cuando compras algo en un almacén-sea una casete estereofónica o una raqueta de tenis-esperas que funcione. También esperas que dure por cierto tiempo. ¿Y si no es así? ¿Qué derechos tienes como comprador?

Las garantías (warranties en inglés) son una de las mayores protecciones que el consumidor tiene por lo que a la calidad del producto se refiere. Una garantía es la promesa legal o la garantía del vendedor en cuanto a la calidad de la mercancía.

Hay dos clases de garantías: implícitas (o reglamentarias) y explícitas (o contractuales).

Las garantías implícitas (reglamentarias)

Una garantía implícita (o reglamentaria) es la que la ley impone en la transacción. Casi todos los estados que forman los Estados Unidos han adoptado un conjunto de leyes llamadas Código Comercial Uniforme (UCC por sus siglas en inglés, o sea Uniform Comercial Code). Entre estas leyes se encuentra una que establece que si compras algo de un comerciante, puedes suponer que tiene ciertas garantías. El comerciante es una persona que negocia en ciertos tipos de mercancías. Un almacén grande como Wal-Mart representa un comerciante que vende muchos tipos de mercancías. Se dice que estas garantías son implícitas porque el comerciante no tiene que declararlas formalmente. Sin embargo, como verás, el consumidor puede renunciar a las garantías implícitas.

Las garantías implícitas o reglamentarias son tres:
(1) la garantía de comercialidad,
(2) la garantía de aplicación y
(3) la garantía de propiedad.

La garantía de comercialidad

Las mercancías comerciales son aquéllas que son apropiadas para la venta. La garantía de comercialidad (warranty of merchantability) quiere decir que las mercancías son apropiadas para el fin común y corriente a que se destinan. También puede significar que las mercancías son como se describen en el envase o en la etiqueta. Puede querer decir que las mercancías son de buena calidad o de calidad media, pero no garantiza que las mercancías sean de calidades superiores o extraordinarias. ¿Existe esta garantía en la situación 9 que sigue?

SITUACIÓN 9. Martica compra un ventilador eléctrico. Lo lleva a casa y no funciona. Los empleados de la cadena La Gran Ganga se niegan a aceptar la devolución o a cambiarlo por otro. Dicen que nunca han garantizado que el ventilador fuera a funcionar. ¿Tiene la tienda alguna responsabilidad?

La garantía de comercialidad existe tanto si el vendedor la expresa en palabras como si no dice nada. En la situación 9 no hay ningún indicio de que Martica haya renunciado a la garantía. Por lo tanto, el almacén La Gran Ganga tiene la obligación legal de vender un ventilador que funcione. El resultado podrá ser distinto si Martica encontró que el ventilador no funcionaba de la manera silenciosa que ella quisiera. En este caso, la garantía puede que no tenga vigencia.

La garantía de aplicación

SITUACIÓN 10. El señor del Pozo necesita un producto para exterminar una maleza que está por invadir su cultivo de frijoles. Le pregunta al dueño de la tienda donde venden los productos agrícolas qué le recomendaría. El dueño le dice que tiene exactamente lo que necesita. El señor del Pozo compra una buena cantidad del producto químico que le ha recomendado. Pero no produce efecto alguno. ¿Se ha faltado a alguna garantía?

Si el vendedor sabe que la mercancía se vende para un uso particular, existe una garantía implícita de que la mercancía tiene aplicación para dicho propósito (warranty of fitness). Esto es especialmente cierto si el comprador sigue la recomendación del vendedor cuando selecciona la mercancía. Esta garantía sería aplicable a la situación 10.

La garantía de propiedad

SITUACIÓN 11. Nimia compra un bonito aparato de televisión en la venta de artículos de segunda mano que Will Ling tiene en su garage. Cuando lleva el aparato a casa, Ann Noh, la prima de Will, llama a la puerta. La señora Noh dice que el aparato de televisión es suyo y que Will no tiene el derecho de venderlo. Y le enseña la factura a Nimia. Nimia llama a Will. Éste admite que el aparato no es suyo, pero se niega a devolverle el dinero a Nimia. ¿Qué derechos legales tiene ella?

La garantía implícita de propiedad (warranty of title) significa que un comprador tiene el derecho de asumir, a menos que se le indique lo contrario, que el vendedor es el dueño de la propiedad que vende. En otras palabras, el vendedor tiene el derecho a venderla. Los compradores también pueden asumir que ellos serán los únicos propietarios de lo que compran, a menos que se indique lo contrario. En la situación 11, Nimia tendría el derecho legal a que le devuelva su dinero.

La renuncia a las garantías implícitas

SITUACIÓN 12. Angela decide comprar un automóvil de segunda mano a Tomás Nomás. Lo mira cuidadosamente y lo prueba. El automóvil le parece bien. Cuando le entrega el cheque por el importe a Tomás Nomás, Tomás le presenta un contrato de venta. Dice que el automóvil se vende en "la condición en que se encuentra". Angela lo firma. Unos días después, la transmisión deja de funcionar. ¿Puede Angela conseguir que Tomás le devuelva parte del dinero?
Un comprador puede renunciar a las garantías implícitas de comercialidad y de aplicación para un particular propósito. Esto ocurre por lo general cuando se aceptan las mercancías "como se encuentra" o "en su presente condición", o en frases a ese efecto (en inglés se dice as is). Para ser efectivas, estas clases de frases se deben presentar de manera destacada y llamativa.

Los automóviles de segunda mano se venden a menudo "como se encuentran". O sea que el vendedor no garantiza su condición. Si el automóvil no funciona como debiera, la pérdida corre de cuenta del comprador. Angela (en la situación 12) renunció a las garantías implícitas de comercialidad y de aplicación cuando firmó el contrato de venta donde se especificaba que el automóvil se vendía en la condición en que estaba. Por lo tanto, probablemente no puede recuperar el dinero que le entregó a Tomás Nomás.

SITUACIÓN 13. Wanda compra un vestido en la tienda de ropa para señoras Superdoña. Un anuncio que hay sobre la caja registradora dice "No se aceptan ni las devoluciones ni los cambios". Cuando llega a casa, descubre que tiene una mancha bastante resistente en la falda. No la había visto cuando se probó con mucha prisa el vestido. ¿Puede recibir la devolución del importe?

Un comercio que no acepta devoluciones ni cambios en efecto vende los artículos "como se encuentran", lo que obliga a los clientes a renunciar a las garantías implícitas de comercialidad y de aplicación. Sin embargo, los clientes deben conocer dicha regla. Para que sea válida, la regla debe estar por escrito, colocada en un lugar que resulte visible para el comprador.

En la situación 13, la regla de la empresa estaba claramente anunciada. Wanda probablemente no podría recibir una devolución.

Las garantías explícitas (contractuales)

Las garantías explícitas o contractuales se crean por ciertas acciones del vendedor o del fabricante. Probablemente estás familiarizado con esas garantías escritas que acompañan a las mercancías. Dichas garantías usualmente garantizan el material, la calidad del artículo, o su funcionamiento. Generalmente indican lo que el fabricante o el vendedor harán si el producto no funciona adecuadamente (express contractual warranties).

El vendedor también puede estipular las garantías explícitas de las siguientes formas:

1. Mediante una promesa específica o mediante la afirmación de un hecho. Supongamos que la empleada de un comercio dice que el comercio hará gratis por un año las reparaciones que sean necesarias en la computadora. De esta manera se crea una garantía explícita.

2. Mediante una descripción por escrito de la mercancía. Si en un catálogo de venta por correo se declara que una tienda de campaña es impermeable, se ha creado una garantía explícita.

3. Mediante la presentación de un modelo o una muestra. Cuando el vendedor hace eso, el vendedor se promete que el artículo que ha vendido al comprador es como el modelo que le ha mostrado antes de la compra. Supongamos que el dueño de un comercio demuestra cómo funciona un aparato de televisión en color, y compras un modelo idéntico. Debes esperar que el aparato funcione de la misma forma. El dueño ha creado una garantía explícita.

Una garantía explícita puede tomar también la forma de una factura o de un contrato de venta que el comprador debe firmar. Sin embargo, el contrato de venta puede limitar o negar la responsabilidad del vendedor por lo que se refiere a los defectos del producto. Puede requerir del comprador que renuncie a las garantías implícitas y hasta a las explícitas. No te olvides de leer los documentos que debes firmar a la hora de la compra.

Las garantías pueden ser totales o parciales

La garantía total (full warranty) asegura al comprador que la mercancía está totalmente libre de defectos a la hora de la venta. Puede incluir la obligación de que el vendedor repare el artículo-dentro de cierto límite temporal-si no funciona apropiadamente.

SITUACIÓN 14. Selina Costurera compra una máquina de coser. Viene con una declaración por escrito donde se dice que la máquina está completamente garantizada. A la siguiente semana, el motor deja de funcionar. Selina lleva la máquina al comercio. El encargado le informa que la garantía total se refiere solo a la pintura del mueble. Le dice que la garantía que cubre las partes mecánicas se limita al trabajo de la reparación. Tendrá que pagar $250 por un motor nuevo, pero el trabajo de la reparación es gratis. ¿Puede ponerle un pleito al comercio? ¿A base de qué?

En un producto que tiene más de una parte o pieza, algunas partes están totalmente garantizadas. Otras partes solo tienen una garantía limitada (limited warranty). Una garantía parcial o limitada es, como su nombre indica, algo menos que una garantía total. Si Selina puede poner un pleito al comercio o no, depende de lo que diga la garantía por escrito. Como otros contratos, las garantías deben leerse con cuidado. Como habrás notado, las garantías "totales" son la excepción en vez de la regla.

Si la garantía no se cumple

¿Qué puedes hacer si el vendedor no cumple con la garantía?

Si tienes una queja

  • Identifica el problema.
    ¿Mercancía rota o de mala calidad? ¿Anuncio fraudulento? ¿Garantía que no garantiza nada?
  • Decide lo que quieres.
    ¿Devolución del importe? ¿Compensación por daños? ¿Reparaciones? ¿Substitución?
  • Prepara la queja.

Saca una fotocopia de los documentos de la compra. Quédate con los originales. Toma nota de las conversaciones que has tenido con los representantes de la compañía por lo que se refiere al problema.

  • Presenta la queja.

Preséntala primero al DEPENDIENTE o EMPLEADO que te vendió la mercancía. Si la persona en cuestión no te ayuda, vete al ENCARGADO. Si el encargado no coopera, lleva el asunto al PRESIDENTE DE LA COMPAÑÍA. Si el problema tiene que ver con una compañía nacional, escribe una carta. Incluye toda la información, cómo es lo que compraste (incluye copias de la documentación relacionada con la compra), dónde y cuándo la compraste, en qué consiste el problema, qué es lo que quieres que se haga e indica un límite temporal para la acción. Guarda una copia de la carta.

  • Busca ayuda externa.

Si a pesar de todo no recibes una respuesta satisfactoria, explica tu problema a una agencia de APOYO AL CONSUMIDOR. La ACCIÓN LEGAL debe ser el último recurso para acudir.

Una importante ley aprobada en 1975, el Acta Magnuson-Moss de las Garantías provee una protección adicional. El acta y las regulaciones aprobadas bajo dicho título requieren que las garantías por escrito se expresen claramente de modo que los consumidores sepan lo que compran. Cubre los diferentes aspectos de las garantías como los materiales, la calidad del artículo, el funcionamiento y las acciones a seguir si el producto no funciona bien. Dice que si un vendedor ofrece una garantía explícita, el consumidor no puede perder ninguna de las garantías implícitas.

Bajo el Acta Magnuson-Moss de las Garantías, el comprador de un artículo que ascienda a $25 o más puede poner un pleito al vendedor que viole los términos de la garantía o del contrato de servicio.


*Extraído de Una Introducción a la Ley en Georgia, Tercera Edición, publicado por el Instituto Gubernamental Carl Vinson, 1998 (actualizado en el año 2001). El Instituto Vinson no es responsable de errores en el texto electrónico. El contenido es puramente informativo; y de ninguna forma la información del libro deberá considerarse como consejería legal para ninguna persona en ningun asunto en el cual hayan implicaciones legales. Tal materia deberá de ser tratada con un abogado. El libro se encuentra a la venta enwww.cviog.uga.eduo contactándose con el Programa de Publicaciones del Instituto Gubernamental Carl Vinson, Universidad de Georgia, 201 M. Milledge Avenue, Athens, GA 30602; teléfono 706-542-6377; fax 706-542-6239.

Última revisión y actualización: Apr 12, 2005