GeorgiaGeorgia

El Proceso de la Justicia Penal

Por: Carl Vinson Institute of Government, University of Georgia
Lea esto en:
English

Information

EL PROCESO DE LA JUSTICIA PENAL: LOS DERECHOS QUE TIENES

Este documento se trata de:

Las enmiendas constitucionales relacionadas con el proceso de la justicia penal
La Cuarta Enmienda (1791)
La Quinta Enmienda (1791)
La Sexta Enmienda (1791)
La Octava Enmienda (1791)
La Decimocuarta Enmienda (1868), fragmento

A cualquier persona que se le detiene por un delito, está sujeta al proceso de la justicia penal. Los siguientes capítulos tratan de un caso relacionado con adultos y menores de edad que pasan por el proceso de la justicia penal.

Generalmente, el término proceso de la justicia penal se refiere a todo el procedimiento legal y virtualmente a todo lo que ocurre desde el momento en que se sospecha que una persona ha cometido un crimen e incluye su pasar por todos los procedamientos, hasta que el caso se resuelve. Incluye la detención (o el arresto) formal, la audiencia preliminar, los cargos del jurado de acusación, la lectura de los cargos y el juicio.

Las enmiendas constitucionales relacionadas con el proceso de la justicia penal

LAS ENMIENDAS

La Cuarta Enmienda (1791)
No se violará el derecho de la gente a estar segura de sus personas, casas, documentos y efectos, de cualquier registro y confiscación sin razón y no se extenderá orden alguna de detención, excepto en el caso de causa probable, sostenida mediante el juramento o la afirmación que particularmente describa el lugar a registrar, y la persona o cosas que se deban secuestrar.

• protege a la gente contra los registros y las confiscaciones arbitrarias de la policía.
• establece los requisitos para las órdenes de registro.

La Quinta Enmienda (1791)
No se detendrá a ninguna persona para que responda por un delito capital, o infame, a menos que se haga bajo la presentación o acusación de un jurado de acusación, excepto en casos relacionados con las fuerzas armadas, o la milicia, durante el servicio efectivo en tipo de guerra o de peligro público; ni persona alguna quedará sujeta, por la misma ofensa, dos veces al riesgo de perder la vida o un miembro; ni se le forzará en cualquier proceso criminal a declarar contra sí mismo, ni se le privará de la vida, libertad o propiedad sin el debido proceso legal; ni se le quitará la propiedad privada a efectos de uso público sin una compensación justa.

• requiere una audiencia preliminar del jurado de acusación en los casos de delito grave.
• prohíbe juzgar a la persona dos veces por el mismo delito.
• protege a los sospechosos de tener que contestar preguntas que se podrían emplear contra ellos.
• garantiza los procedimientos justos cuando el gobierno amenaza a la gente con la pérdida de la vida, de la libertad o de la propiedad.
• asegura que la gente sea compensada cuando el gobierno les priva de su propiedad.

La Sexta Enmienda (1791)
En todos los procesamientos penales, el acusado disfrutará del derecho a un juicio público y sin demora, ante un jurado imparcial del Estado y del distrito judicial donde se haya cometido el delito, cuyo distrito deberá determinarse previamente de acuerdo con la ley, y [al acusado] se le deberá informar de la naturaleza y causa de la acusación; a enfrentarse con los testigos contra él; al proceso obligatorio de proveer testigos a su favor y a tener el apoyo (ayuda) de un abogado en su defensa.

• un juicio público sin demora, ante un jurado imparcial.
• estar informado de los cargos y de la evidencia.
• estar presente cuando los testigos testifiquen contra él o ella.
• tener un abogado y a llamar testigos en su defensa.

La Octava Enmienda (1791)
No se requerirá una fianza excesiva, ni se impondrán las multas excesivas, ni se inflingirán los castigos crueles o fuera de lo común.

• establezcan una fianza razonable y consistente.
• dicten la sentencia adecuada al delito.

La Decimocuarta Enmienda (1868), fragmento
...ningún Estado privará a persona alguna de la vida, la libertad o la propiedad sin el debido proceso legal, ni se le negará a persona alguna, dentro de su jurisdicción, la idéntica protección ante la ley.

• sigan el debido proceso legal en todas las acciones, incluyendo las leyes penales.
• dispensen a todos los ciudadanos la idéntica protección ante la ley.

Si en el juicio se determina que la persona es culpable, el proceso penal puede continuar a lo largo de todo el proceso de la apelación. Dichos aspectos generales de los casos legales se enfocan en el capítulo 17. De momento, veremos algunas de las cosas que necesitas saber por lo que se refiere a tus derechos durante el proceso.

Como ciudadano o residente legal de los EE.UU., gozas de las protecciones constitucionales que son muy importantes por lo que se refiere a la forma en que vives. (Los derechos de los inmigrantes se tocan más al fondo en el capítulo 20.) El gobierno no puede violar tus derechos constitucionales. Como residentes de Georgia, contamos con las protecciones de la Constitución de los EE.UU. y también tenemos las protecciones de la Constitución de Georgia. Las dos coinciden en muchos aspectos. Sin embargo, es corriente encontrar mayores protecciones, al menos en algunos aspectos, bajo la Constitución de Georgia que bajo su equivalente federal.

Las 10 primeras enmiendas a la Constitución de los EE.UU. se llaman La Declaración de Derechos y Garantías (en inglés, Bill of Rights) que también se conocen como las "libertades fundamentales". La Decimocuarta Enmienda a la Constitución requiere que los estados observen esos derechos a la hora del procesamiento de un sospechoso, además de los derechos garantizados por la constitución estatal. Esta enmienda también garantiza a todos los ciudadanos la idéntica protección bajo la ley.

La idéntica protección ante la ley (equal protection en inglés) se debe otorgar a toda clase de gente. Por ejemplo, a dos personas se les acusa del mismo delito: el empleado número uno trabaja en el sector público; el empleado número dos, en el sector privado. La Decimocuarta Enmienda garantiza que no se le puede dar tratamiento especial al empleado número uno porque trabaja como empleado público. Igualmente, el tratamiento de las personas y las sentencias que reciban no pueden ser distintos en base de su raza o su edad.

Por lo que al proceso de la justicia penal se refiere, el derecho constitucional más importan te tal vez sea el derecho al debido proceso legal (due process en inglés). La Quinta Enmienda a la Constitución de los EE.UU., así como el artículo 1, sección 1, párrafo 1, de la Constitución de Georgia, lo garantizan. Con frecuencia oirás decir que los abogados criminalistas (penalistas) protestan ante la corte porque se ignora o se ha violado el debido proceso legal de sus clientes. Frecuentemente, las personas acusadas de delitos quedan libres por las violaciones de sus derechos constitucionales-en muchos casos a causa de la violación de su derecho al debido proceso legal.

A nivel más elemental, el debido proceso legal incluye el derecho de estar escuchado por el sistema legal. En otras palabras, el acusado tiene el derecho a un juicio y el derecho a presentar la evidencia, el derecho a interrogar a los testigos que declaran contra él o ella, el derecho a testificar si quiere hacerlo, el derecho a hacer servir las citaciones para hacer que ciertas personas comparezcan ante el tribunal, etc. Estos son derechos muy importantes que generalmente quedan bajo el renglón del debido proceso legal.

La Quinta Enmienda es sumamente importante. No solo garantiza el debido proceso legal a todas las personas, asimismo garantiza que ninguna persona pueda ser juzgada dos veces por el mismo delito: "ni persona alguna quedará sujeta por la misma ofensa dos veces al riesgo de perder la vida o la salud". Esto quiere decir que si una persona a la que se acusa de un delito y se declara "inocente", pasa por un juicio y se le absuelve del delito, no se le puede procesar una segunda vez. En inglés se llama esta protección double jeopardy.

Más aún, la Quinta Enmienda protege a la persona de que se le obligue a dar testimonio contra sí misma: "ni se le forzará en cualquier proceso criminal a declarar contra sí mismo". Esto es lo que se quiere decir cuando un sospechoso "invoca la quinta". Un sospechoso nunca tiene que hablar de un delito si ese testimonio, declaración o confesión, expone al sospechoso al procesamiento penal. En inglés, la expresión cotidiana es "taking the Fifth".

Además de dichas enmiendas, existen otras que son importantes en el contexto de la justicia penal. La Cuarta Enmienda trata de la detención, registro y secuestro (o de la autoridad de la policía para parar a alguien que sea sospechoso de un delito, y registrar su persona o su automóvil; en inglés search and seizure). La Sexta Enmienda incluye el derecho al juicio público y sin demora, al juicio ante un jurado y a la ayuda efectiva (asesoría profesional) de un abogado.

La Octava Enmienda se ocupa de la fianza excesiva (excessive bail). ¿Sería una fianza de $100,000 excesiva en el caso de una infracción por la posesión de la marihuana? Claro que sí. Pero ¿lo sería en el caso del asesinato? La Octava Enmienda también prohíbe la aplicación del castigo cruel o fuera de lo común (cruel and unusual punishment en inglés). Como resultado de estas protecciones, la persona no puede recibir una sentencia demasiado excesiva. Una vez que ha sido encarcelado, no se le pueden dar palizas ni negarle la ayuda médica.

EL CASO

En los próximos capítulos, examinaremos más detalladamente el proceso de la justicia penal. Para hacerlo, seguiremos un caso que se presenta ahora, relacionado con dos adultos y un menor de edad. Podrás apreciar lo que sucede en cada etapa del proceso. Verás cómo se aplican los derechos constitucionales que se acaban de presentar en este capítulo. Verás también cómo el proceso es diferente en el caso de los adultos que en el caso de los menores de edad. Finalmente, tendrás la oportunidad de determinar la resolución de un caso.

Tres estudiantes del segundo año de la escuela secundaria de la Ciudad Central fueron una tarde al hipermercado. Una mujer de 22 años abordó a los tres amigos-Sandra, Adán y Diego-, y ofreció venderles la "hierba" (la marihuana) y la cocaína. Diego hizo una compra.

Después de decir a sus amigos que se reuniría con ellos más tarde, Diego habló con Daisy, la vendedora. Le preguntó si él podría vender la droga en la escuela secundaria. Diego quería ganar dinero a todo trance. Se necesitaba reparar su bicicleta y además le gustaría comprarse un equipo estereofónico.

Daisy Traficante le indicó que fueran al "almacén de las drogas". Allí podrían discutir la posibilidad con el abastecedor, Haroldo al Mayor. Fueron en automóvil a un garaje viejo, remodelado. Lo que no sabían era que la policía vigilaba el garaje y que preparaba una redada esa misma tarde.

¿Qué les ocurrió a Diego y a Daisy, la vendedora de drogas? ¿Y qué le pasó a Haroldo al Mayor? En los capítulos siguientes, les acompañarás a lo largo del proceso de la justicia penal.

*Extraído de Una Introducción a la Ley en Georgia, Tercera Edición, publicado por el Instituto Gubernamental Carl Vinson, 1998 (actualizado en el aZo 2001). El Instituto Vinson no es responsable de errores en el texto electrónico. El contenido es puramente informativo; y de ninguna forma la información del libro deberá considerarse como consejería legal para ninguna persona en ningun asunto en el cual hayan implicaciones legales. Tal materia deberá de ser tratada con un abogado. El libro se encuentra a la venta en www.cviog.uga.edu o contactándose con el Programa de Publicaciones del Instituto Gubernamental Carl Vinson, Universidad de Georgia, 201 M. Milledge Avenue, Athens, GA 30602; teléfono 706-542-6377; fax 706-542-6239.

Última revisión y actualización: Jul 30, 2004