GeorgiaGeorgia

Los Delitos y el Sistema Legal

Por: Carl Vinson Institute of Government, University of Georgia
Lea esto en:
English

Information

Los delitos y el sistema legal

Este documento se trata de:

La definición legal del delito
Los delitos graves y las infracciones


¿QUÉ ES UN DELITO?

Todos los días se lee en los periódicos que se ha cometido otro crimen. Ponemos el aparato de televisión y vemos cómo esposan a un sospechoso. Existe sinnúmero de programas de televisión que nos traen el mundo de la delincuencia y de los delincuentes a la sala de estar. Algunos de esos programas muestran a gente que comete crímenes y a detectives que los resuelven, mientras otros programas se ocupan de la prosecución de los criminales. Toda esta exposición a diario nos hace creer que entendemos lo que sea el delito. Pero, ¿qué es realmente? ¿Qué es en verdad un delito?

Es un delito

Algunas acciones son definitivamente delitos. Por ejemplo, el robo con allanamiento de morada, el atraco, el asesinato, la violación y el robo de un automóvil, son todos crímenes, es decir son delitos. Pero, ¿sabías que cuando una persona guía un automóvil a una velocidad excesiva, él o ella está incurriendo en el delito? O que cuando se le dice a alguien que no vuelva a entrar en un almacén en particular y no obstante lo hace, ¿él o ella comete el delito de la entrada ilegal en la propiedad ajena? Mentir a un agente de la policía, con darle un nombre falso o una fecha de nacimiento falsa, es también delito. Darle una bofetada a otro estudiante puede ser un delito que se llama "simple agresión" (assault se dice en inglés). Todas estas acciones de repente no parecen ser delitos, pues no son los crímenes que leemos en los periódicos o que vemos en la televisión. Sin embargo, son delitos de acuerdo con la ley de Georgia. La gente que comete esas acciones puede ser detenida e incluso se le puede declarar culpable. Se les puede imponer una multa, obligar a que desempeñen algún servicio comunitario o se les puede condenar a la reclusión en la cárcel.

Como todos los otros estados de este país, Georgia define y describe toda acción que pueda constituir un delito. Estas definiciones son abarcadas en el Código Oficial Anotado de Georgia (O.C.G.A. por sus siglas en inglés que quiere decir Official Code of Georgia Annotated). El Código es una serie de libros divididos en varios títulos de acuerdo con la materia tratada. Los delitos se definen en el título 16. La mayor parte de las acciones que son delitos en Georgia, lo son también en los otros estados (v. gr., el asesinato, la violación y el atraco). No obstante, algunas acciones pueden que no sean delitos en otros estados. De todos los modos, cualquier persona que se encuentre en Georgia debe obedecer las leyes de Georgia. No es disculpa decir "pero no sabía que esto fuera un delito en Georgia". Cualquiera puede enterarse de las leyes de Georgia con irse a la biblioteca pública o a una biblioteca de derecho y mirar bajo el título 16 del Código de Georgia. El Código de Georgia también se puede consultar vía la computadora en el internet por la dirección www.ganet.org

La definición legal del delito

La legislatura de Georgia ha definido que el crimen o el delito es "una violación de la ley reglamentaria de este estado en la cual se da la operación conjunta de una acción, o la omisión de una acción y la intención o la negligencia criminal". Examinaremos cada parte de esta definición:

1. una acción o la omisión de una acción

2. la intención o la negligencia criminal

Supongamos que Javier tira una pelota de béisbol contra la casa del vecino para comprobar con cuánta fuerza la puede lanzar. Pero, a la decimoquinta vez, rompe el vidrio de la ventana del vecino. ¿Ha cometido Javier un delito?

La acción del caso precedente es tirar la pelota. ¿Pero qué intención tenía Javier? No era la de romper el vidrio; era para ver con cuánta fuerza podía lanzar la pelota. Si la ley considerara únicamente la intención en sí, este ejemplo no reuniría los dos elementos de la definición de un delito.

Sin embargo, la ley considera también la negligencia criminal. La negligencia criminal ocurre cuando se ejecuta acciones sin considerar las consecuencias. El (o la) juez podría decidir que cuando Javier lanzó la pelota contra la casa del vecino, lo hizo sin considerar la posibilidad de que podía romper el vidrio de la ventana, cuando se le debiera haber pensado. Por lo tanto, a Javier se le podría declarar culpable de haber cometido un delito (el daño criminal a la propiedad o la entrada ilegal en la propiedad) a causa de la negligencia criminal.

Veamos un ejemplo más serio. Enrique regresa a casa en su automóvil después de una reunión donde ha bebido una cantidad excesiva de cerveza. Como está embriagado, se mete equivocadamente en el carril opuesto y choca con un automóvil que viene en la dirección contraria. El otro automovilista muere. ¿Cuál fue la acción? La operación de un vehículo bajo la influencia alcohólica. ¿Cuál fue la intención? La intención sin duda no era la de matar al otro automovilista. Por lo tanto, ¿ha cometido Enrique un delito? Sí. Aunque Enrique no tenía la intención de cometer las acciones con tales consecuencias, la ley dirá que era criminalmente negligente pues operaba un vehículo en el estado de embriaguez. Enrique no tomó en consideración la seguridad de los otros que circulaban por la carretera. Por lo tanto, es culpable de un delito muy serio (el homicidio cometido con un vehículo, lo que se dirá el vehicular homicide en inglés).

Los delitos graves y las infracciones

Los delitos se clasifican entre dos categorías: los delitos graves y las infracciones. Un delito grave se considera generalmente que es la clase del crimen más seria (felony en inglés). Los delitos graves comprenden, pero no se limitan, a los siguientes casos: la posesión de la cocaína, la heroína, el LSD y las otras drogas, que incluye la posesión de 28 gramos o más de marihuana; el robo; el atraco a mano armada; el asalto con circunstancias agravantes; el robo con allanamiento de morada; el hurto por llevarse algo; el hurto por recibo de propiedad robada; el asesinato; la violación; el abuso sexual de menores y el rapto.

Generalmente, la pena por el delito grave es un año como el mínimo y por hasta los 20 años como el máximo. Sin embargo, la extensión de la pena por una ofensa dada puede variar muchísimo. Por ejemplo, la posesión de la cocaína con la intención de distribuirla lleva la pena de 5 a 30 años. Sin embargo, como se puede comprobar en la ilustración 15-1, una segunda condena debida a dicha ofensa pudiera ser de la reclusión perpetua. Algunos delitos graves, como la falsificación, llevan la pena máxima de 10 años; el hurto consistente en llevarse la propiedad ajena, que no sea un automóvil, lleva una pena de 10 años; y forzar la entrada en un automóvil acarrea 5 años.

Los delitos más graves-como el asesinato, la violación, el secuestro y el atraco a mano armada-se llaman delitos capitales. Pueden resultar en una pena de muchos años de prisión o de reclusión perpetua, o en el caso de un asesinato, la condena puede ser la pena de muerte. Aún en el caso de penas mínimas, la condena puede resultar en un considerable período de encarcelamiento. Bajo reglas recientes, la condena mínima por delitos serios, incluyendo los que se acaban de mencionar, es de 10 años sin posibilidad de libertad condicional (La condena mínima por asesinato es la reclusión perpetua).

Una persona culpable de atraco a mano armada, de abuso sexual de un menor de edad con agravante, de rapto o de violación, servirá ahora una condena mínima entera, de 10 años, en prisión. También de acuerdo con la ley de Georgia, si la sentencia es superior a la sentencia mínima, se debe servir hasta el último día de la sentencia impuesta. Esto quiere decir que un acusado que sea sentenciado a servir 20 años por uno de dichos cargos, solo se le pondrá en libertad hasta que haya servido la totalidad de la condena.

Las infracciones son, por lo general, delitos menos serios que los delitos graves. La mayor parte de las infracciones resultan en una condena de 1 a 12 meses (la condena por una infracción se da siempre en meses, mientras que la condena por delitos graves se expresa siempre en años). Por ejemplo, si alguien comete el delito de poseer marihuana y se le sentencia a dos años, inmediatamente reconocerás que se trata de un delito grave. Si el delito hubiera sido una infracción, la sentencia se habría dado en meses.

Aunque la mayor parte de las infracciones llevan una condena de 1 a 12 meses, hay excepciones. Por ejemplo, el hurto de un almacén es una infracción si el valor de todos los géneros sustraídos es inferior a $300. Sin embargo, si alguien ha sido culpable tres veces de hurto de un almacén, la cuarta ofensa se puede considerar como un delito grave, aunque el valor del género sea únicamente de $5. Por lo tanto la pena puede sobrepasar los 12 meses. De hecho, hay gente sirviendo condenas de hasta 10 años por hurtar en una tienda un bocadillo, pilas o fijador para el pelo. Ésta es la forma en que el estado castiga a los que cometen el mismo delito una y otra vez.

En el caso de algunos delitos, la cantidad de dinero o de drogas involucrados en el caso, puede ser el factor que determina si un delito es serio o si es una infracción. Por ejemplo, la posesión de marihuana es una infracción si la cantidad es inferior a una onza (28.35 gramos). Pero es un delito serio si la posesión sobrepasa dicha cantidad. Como acabas de leer, el hurto de un comercio puede convertirse en un delito grave, si el valor de lo hurtado excede los $300.

La pena por dañar intencionalmente la propiedad ajena sin el consentimiento de su dueño, funciona en forma similar. Si el valor del daño es inferior a $500, se considera que el delito es una infracción de entrada ilegal. Esto conlleva una sentencia de 1 a 12 meses. Cuando el daño causado es superior a $500, el cargo contra el acusado es el delito grave de daño criminal a la propiedad en segundo grado. La pena es el confinamiento de 1 a 5 años.

La amplitud de las sentencias arriba indicadas, tanto en los casos de delitos graves como en el de infracciones, no representan penas obligatorias de reclusión en todos los casos. El juez puede condenar al defendido a libertad condicional, en vez de a reclusión. Si el juez se decide por la libertad condicional en lugar del encarcelamiento, él o ella exigirá corrientemente ciertas condiciones por lo que a la libertad condicional se refiere. Se pudiera tratar de prestar servicios comunitarios o de pagar multas. Los programas de libertad condicional se tratarán detalladamente en el capítulo 19.

*Extraído de Una Introducción a la Ley en Georgia, Tercera Edición, publicado por el Instituto Gubernamental Carl Vinson, 1998 (actualizado en el aZo 2001). El Instituto Vinson no es responsable de errores en el texto electrónico. El contenido es puramente informativo; y de ninguna forma la información del libro deberá considerarse como consejería legal para ninguna persona en ningun asunto en el cual hayan implicaciones legales. Tal materia deberá de ser tratada con un abogado. El libro se encuentra a la venta en www.cviog.uga.edu o contactándose con el Programa de Publicaciones del Instituto Gubernamental Carl Vinson, Universidad de Georgia, 201 M. Milledge Avenue, Athens, GA 30602; teléfono 706-542-6377; fax 706-542-6239.

Última revisión y actualización: Jul 30, 2004